Sirirí

Ministro, no sea tan terco

Noticias destacadas de Opinión

La única persona que no cree en los efectos positivos de la ivermectina es nuestro ministro de Salud, pese a que ya se está demostrando científicamente—y no por cuatro gatos— que esas gotas milagrosas, que solo valen $15.000 el frasquito, frenarían el desarrollo del coronavirus, evitarían su propagación y, mezcladas con penicilina y una simple aspirineta, podrían curar a los pacientes en la primera fase de la enfermedad, ayudando a la recuperación y salvación de quienes están gravemente contagiados.

No es charlatanería, como se ha venido diciendo: ahí están los testimonios de laboratorios de todo el mundo y de eminentes infectólogos con irrefutable autoridad que reconocen sus poderes curativos, la recomiendan y hasta la recetan.

Además, no existe un solo testimonio que hable de efectos secundarios negativos. “Lo peor que puede pasarle al paciente es que se le mueran los piojos, porque también se utiliza para matar estos bichos en los humanos y en los animales, especialmente en el ganado”, expresó a este columnista Rodrigo Guerrero Velasco, médico epidemiólogo, exrector de la Universidad del Valle y exalcalde de Cali.

Si distintas organizaciones internacionales coinciden en los efectos positivos de la ivermectina y ya lo predican a los cuatro vientos, a pesar de las presiones que reciben de las multinacionales farmacéuticas y de la OMS, que pareciera tener intereses en los grandes negociados para vender la vacuna, ¿por qué el ministro de Salud insiste en su casi prohibición y no la deja expender libremente?

Porque una cosa es querer prevenir la automedicación de aquellos que creen que usándola se bloquea el contagio o el avance de la infección, y otra muy distinta es que no dé su beneplácito para que sea utilizada de manera seria y responsable.

Además, nada se pierde porque —repito— no tiene consecuencias en la salud de quienes tienen la posibilidad de mejorarse sin tener que depender de una UCI para seguir viviendo.

Se sabe que a la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez y a su esposo les trataron el COVID-19 a punta de ivermectina y se curaron. ¿Entonces qué, señor ministro? O todos en la cama o todos en el suelo.

* Nota del editor. Sugerimos consultar los siguientes artículos sobre el tema:

“La ivermectina posee riesgos adversos”: académicos colombianos

Gobierno no recomienda el uso de ivermectina como tratamiento para el COVID-19

Razones para desconfiar del experimento en Cali en el que dieron ivermectina a 254 ancianos

Lo que Uribe no explicó sobre la ivermectina para COVID-19

Comparte en redes: