Por: Columnistas elespectador.com

Misión Colombia

Dentro de 17 días comenzarán los Olímpicos Londres 2012 y allí estará presente Colombia, con la delegación más numerosa de su historia, 104 atletas, pero también la mejor organizada, apoyada y estimulada.

A ese notable grupo de atletas, que se ganaron con esfuerzo y sacrificio sus cupos, se une otro casi del mismo tamaño, que cumple unas tareas muy importantes para la obtención de buenos resultados, muchas de ellas escondidas en el silencio de una discreción a la que le sobra la elocuencia del compromiso.

Por primera vez se lleva a unos Olímpicos un equipo paralelo tan completo, destinado a brindar el apoyo técnico, médico y administrativo a los atletas, quienes recibirán una atención casi personalizada. Por ejemplo: los entrenadores o preparadores físicos personales o específicos de cada atleta, por primera vez fueron invitados a acompañar a sus pupilos, lo que permite una continuidad en los planes de trabajo y una mejor relación. A ellos se une un grupo grande de médicos, psicólogos, terapeutas, además de mecánicos, masajistas etc., destinados a imprimir el sello técnico y científico que debe tener el trabajo de un atleta olímpico.

También por primera vez, cada deporte llevará su delegado propio, lo que permitirá un manejo más fluido en cada disciplina, cuyas rutinas y reglas propias deben ser manejadas por personas especializadas.

Con este cambio sustancial frente a lo que habíamos hecho hasta ahora, avanzamos, pero aún no lo suficiente. A quienes hacen cuentas y se escandalizan por la gran cantidad de acompañantes que viajarán a Londres por Colombia, les cuento un solo ejemplo sobre lo ideal en otras latitudes: los grandes campeones, como Usain Bolt, el jamaiquino rey de la velocidad, tienen a su lado un equipo de más de 10 personas que le brindan todo el respaldo que requiera para su participación, porque así es como se acompaña a un campeón olímpico. Y esto sin hablar de las delegaciones de deportes de conjunto, que podrían triplicar las cifras de personal acompañante.

Además de lo anterior, la selección nacional en Londres contará con un equipo administrativo, responsable del manejo interno y de incontables tareas también primordiales, y un grupo de prensa que atenderá las necesidades de información de los periodistas colombianos, acreditados o no, que estarán en el magno certamen.

Mi responsabilidad como jefe de la misión es lograr engranar no una delegación deportiva, sino un equipo montado con todas las especificaciones de la administración moderna, que nos lleve hacia la excelencia deportiva.

Ciro Solano Hurtado

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnistas elespectador.com

El bestiario de la ficción

“Martín Sombra”, libre