Por: Michelle Arévalo Zuleta
La michelada

Moda inteligente

El olor a nuevo de la ropa embrutece mi sentido del olfato, tocar telas tan suaves que mis manos se derritan, mirar con amor sus costuras y verlas reposar sobre mi cuerpo, es un placer de pocos que disfruto, y aunque pueda sonar exagerado,  mi  relación con la ropa, como la de muchas mujeres y hombres, puede ser quizás una de las relaciones más estables que tengamos en nuestra vida, sin embargo como mis relaciones sentimentales, la ropa me gusta que no sea tóxica. 

Hace algunos años empecé a tomar conciencia sobre cada prenda que hoy vive en mi closet, lo que me ha obligado a buscar alternativas más amigables con el medio ambiente a la hora de ir de compras, sobre todo cuando estudios revelan que la industria de la moda contamina más que las aerolíneas, sin mencionar que el plástico de nuestra ropa también está causando más daño al océano que los cosméticos.

No es un secreto que la tecnología se ha tomado gran parte de las esferas económicas en el mundo, también permeó la industria de la moda al evolucionar la producción de fibras, telas y la elaboración de diseños cada vez más impactantes e inspiradoras.

Millones son los ejemplos que muestran que la relación entre tecnología y moda se vuelve cada más estrecha llegando ser una en sí misma. Las necesidades de los usuarios avanzan, ya no son las mismas, por ende, la moda debe evolucionar para poder satisfacerlas. Y sin dudas, todo lo que se relacione con lo digital y/o tecnológico es una de las herramientas, sino la única, que puede ayudar a brindar soluciones.

En Colombia son varias las marcas y diseñadores que buscan minimizar el impacto ambiental a través de sus prendas, sin perder su toque personal que los distingue y los hace únicos y obligados a la hora de comprar. 

El diseñador Juan Pablo Martínez, este diseñador no solo lanza una colección cada año, sino que además vende fuera del país y dicta talleres a población vulnerable y artesanos a quienes les enseña cómo mejorar sus productos para que puedan vivir de su venta, todo lo cuenta además en las charlas de moda sostenible que dicta.  Martínez, involucra temas como el uso consciente de materiales naturales orgánicos, libres de pesticidas, cuero vegano y telas recicladas; lo hecho a mano y lo artesanal.

Otra que sin duda está encaminada a la moda inteligente es la diseñadora Silvia Andrade, con su marca Sya Hand Made, desde la selección de materiales nobles con bases naturales o de alta calidad que aseguren una buena vejez en las prendas diseñadas, pasando por la confección de piezas atemporales, hasta un empaque elaborado con materiales reciclados. Lo que más llama mi atención sobre esta diseñadora es su iniciativa por usar retazos de prendas sobrantes y así disminuir la cantidad de desechos textiles en el taller, detalles tan simples que hacen una gran diferencia. 

Es claro que el futuro de la moda pasa por la sostenibilidad y por eso otra marca que la tiene clara en este tema es Fokus Green. Con una filosofía que se propone ahorrar hasta mil litros de agua en la producción de cada camiseta, esta marca latina es 100% auto sostenible, su misión es cambiar los hábitos tradicionales de la industria textil. Hilos de algodón y materias primas obtenidos a través de productos reciclados, esto y reutilizar 100.000 botellas de plástico son algunas de las estrategias sostenibles que los caracteriza. 

Ha llegado el momento en que como consumidores en general y de la moda en particular tomemos consciencia del poder que tiene el acto de comprar. Este gesto puede conllevar grandes cambios sociales y ambientales. Comprar es un acto político, una acción que puede invertir la huella negativa que deja nuestra compra y transformarlo en un cambio positivo sobre el ambiente. Usar las herramientas tecnológicas como aliados a estas iniciativas hace parte fundamental de este cambio.

Es importante incorporar la tecnología al modelo de negocio para velar por el uso ecológico de las materias primas, reutilizar o reciclar los textiles, diseñar tiendas ecoeficientes, reusar el agua y eliminar los residuos; hacen parte de las ventajas que ofrece la tecnología para favorecer el cuidado del medio ambiente en la generación y comercialización de productos. 

865638

2019-06-13T00:00:23-05:00

column

2019-06-13T00:15:01-05:00

jrincon_1275

none

Moda inteligente

16

4423

4439

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Michelle Arévalo Zuleta

El nuevo restaurante Nikkei que llegó Bogotá

La moda arcoíris que trasciende

Viajar en la nave de los locos

La comida al desnudo

Pizza con extraños