Por: Aura Lucía Mera

Monstruoso

Sí. La emboscada de las Farc a los soldados en El Cauca es un acto monstruoso. Sin apelativos. Sin justificaciones. Pareciera que la sed de sangre de estos asesinos no tiene límite. Vampiros enmontados, dementes que no reconocen ni órdenes de tregua ni diálogos.

Me martillea una frase que escuché en ese departamento cuando pregunté sobre el proceso de paz. La respuesta fue contundente: “en este departamento los guerrilleros no acatan ninguna orden que provenga de Cuba. Ya descubrieron el poder del narcotráfico, de la minería ilegal, las mieles del dinero y las armas. Van a su antojo”. Palabras más, palabras menos...

Monstruoso. Sí. Pero más monstruosa nuestra indiferencia gélida. Los 40 millones de colombianos que queremos la paz no salimos a las calles a formar ríos de banderas blancas con pancartas “La paz soy yo”... Ya pareciera que no nos importan los ríos de sangre. Escuchamos las noticias, vimos los noticieros, vampiros del rating mostrando morbosamente las imágenes, como bien lo describe en su articulo “La otra emboscada” Nicolás Rodríguez en El Espectador del sábado.

Así como en Francia, cuando asesinaron a sangre fría a los periodistas de Charlie Hebdo, todo el país se lanzó a las calles, formando un batallón de millones de seres solidarios e indignados, aquí, en Colombia, ante este crimen de lesa humanidad, no reaccionamos. Somos un país enfermo, acostumbrado a la sangre .Indiferente .La capacidad de reacción nos la congelaron más de 50 años de guerra. Nos da lo mismo 11 muertos que cuatro apuñalados en una discoteca, que siete muertos por un celular. La muerte es nuestro pan de cada día y nos la comemos en el desayuno sin chistar.

Ahora asistimos a la guerra de la polarización entre presidente e hijo y expresidente e hijos... Una guerra de Twitter que nos debería avergonzar aun más .

Esta indiferencia es la que nos está matando a todos . Ya somos cadáveres que caminamos sonámbulos creyéndonos vivos .Cuarenta millones que tenemos, como en Las Acacias, muerta el alma.

PD. Feria del Libro. Recomiendo Contratono de María Gómez Lara, ganadora del Premio Internacional de Poesía Loewe en España. Participaron 35 países y más de 845 escritores. Sus poemas, como dijo el jurado “alumbran, emocionan, inquietan”. Y El inquilino de Guido Tamayo, Premio Novela Corta Pontificia Universidad Javeriana 2010. Un libro implacable, preciso ,cortante , sobre el exilio literario en la Barcelona del Boom, con todo el desaliento y la desesperanza que narra el protagonista, abandonado a la soledad y el alcohol, errando por esa ciudad sombría donde “tantos jóvenes buscaron en ese exilio la gloria literaria”. Una pequeña obra maestra editada por Colombia Penguin Random House.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Aura Lucía Mera