Por: Mario Morales
El país de las maravillas

Montaña rusa

Parece libreteada esta realidad nacional, muy al estilo de las series televisivas de moda que siguen el formato de alternancia matemática con clímax y valles emocionales. No terminaba el presidente Santos de celebrar el presunto éxito de su visita a Estados Unidos cuando se le cayó la estantería de la implementación de los acuerdos de paz por la vía del fast track, para no mencionar el presunto recorte en una tercera parte de la ayuda militar de ese país.

Y cuando los antagonistas de la trama, arrejuntados en el autodenominado Centro Democrático, celebraban a rabiar (cómo si no es así) haber hecho trizas esa implementación, se publica la encuesta Invamer para las presidenciales de 2018, en la que son pura ambientación y escasamente alcanzan el rol de extras.

Su fórmula ya la utilizan quienes quieren posar de más obcecados opositores disfrazados de civilidad y contemporización como lo acaba de hacer, al anunciar el eventual desmonte de la mesa con el Eln, el presidente de Cambio Radical, que como en las llegadas ciclísticas, ya prepara el embalaje de su líder natural, que encabeza las clasificaciones.

La gastada, extendida estrategia y eficiente estrategia de levantar la voz, ir contra corriente y acudir a la inveterada irracionalidad para suscitar pánicos sirve como palo en la rueda con sus trompetas apocalípticas, pero no para anunciar mundos nuevos.

La desazón y el determinismo funcionan en política cuando a lo lejos hay un líder salvador o una esperanza. Ni Ramos, que tiene más condicionamientos que un tute, ni Ordóñez cuajan. Cada día, en cambio, juega en su contra.

Mientras tanto, Vargas Lleras y Martha Lucía Ramírez, desde orillas distintas, el exembajador Pinzón, desde la gubernamental, y Claudia López, desde los partidos independientes, copan los escenarios de crítica y oposición.

Por ahora, las tres visiones mayoritarias que cohabitan en este país ya están encarnadas en los apellidos que encabezan la encuesta. No hay espacio para más… salvo que el libreto se pare de cabeza en esta montaña rusa de emociones que ahora somos, con nombre de país.

www.mariomorales.info y @marioemorales

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Guardianes de la verdad

Y mientras tanto…

No podía ser peor

Encuestas, presiones y tentaciones

Diez razones, 100 días