Por: Hernán Peláez Restrepo

Motivación

La motivación es una de las prácticas más eficientes en el panorama social y laboral. Un jefe genuino siempre debe estar averiguando cómo sacar el mayor provecho de su subalterno. Y es evidente que el jefe, con conocimiento, estimulará invocando argucias, verdades o exageraciones.

Lo anterior es para hacer referencia a Jorge Luis Pinto, técnico que logró devolver la esperanza al plantel azul y regocijo para sus seguidores. Los buenos resultados siempre servirán de escudo para sostener a una persona cuya estabilidad depende de los resultados. Por eso es justo decir que a los técnicos los contratan por buenos y los sacan por malos resultados.

No es Pinto el primero en apelar a la motivación. Hace poco estableció una comparación de su jugador Roberto Ovelar con Juan Gilberto Funes y Olivier Giroud. Allí quiso, y espero lo haya logrado, demostrarle al mismo Ovelar que tiene condiciones y movimientos en el campo compartidos con los citados.

Mucho antes, Helenio Herrera, un discutido técnico ganador, con Internazionale de Milán y Barcelona, consiguió alborotar el ambiente cuando, arribando a Sevilla para un partido, dijo: “Sin bajarnos del bus, ganamos”. Juan Carlos Lorenzo, quien pasó por Santa Fe, era de esa misma escuela. Renato Cesarini tuvo en Pumas de México a un delantero brasileño, Carlitos Peter, y un día le advirtió: “Usted será el mejor defensa central de este país”. Como quien diría, no lo veo delantero con gol, sino zaguero capaz de evitar gol.

Por eso a Pinto lo entiendo. Funes anotó 69 goles en 170 partidos, de los cuales con Millos marcó 44 en 88 juegos. Realmente es una cifra apenas. A Funes la muerte lo sorprendió con 28 años. Olivier Giroud ha jugado mucho más, supera los 518 partidos y acusa 210 goles. Roberto Ovelar, que recorrió Perú, Chile, México y sus primeros días en Cerro Porteño, pasó los 400 partidos y tiene más de 133 goles. En ese sentido, Pinto no parece tener que recurrir a las comparaciones; los tres son y fueron goleadores.

Pero Pinto quiere que Ovelar se convenza de su talento para hacer goles y moverse, casi siempre en solitario o con un acompañante, como pasa con Pérez-Ovelar. Comprende que un goleador también debe saber el oficio del pasador y en eso es donde el técnico lo alerta. Los aplausos a veces obnubilan a los anotadores. Es obligación del técnico —y en eso Pinto acierta— advertir de las capacidades y desplazamientos dentro del área menor a Ovelar, que es buen cabeceador y, de paso, por lo visto, buen socio para quienes intentan buscarlo.

Motivar y lograr que un jugador alcance estatura espiritual y ganas de responder es una práctica para aplaudir. Que el jugador entienda esas comparaciones para llegar a la cima de su rendimiento. Modo Pinto, es la manera adecuada de recibir beneficio, con la sola motivación.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

¿Cómo fue?

Enciende motores

Igualdad

Está bien

Sí y no