Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 14 horas
Por: Manuel Drezner

Mozart triunfó en el festival

Si el primer día del Festival Musical Bogotá es Mozart es un indicio, este será un triunfo sin precedentes en la historia musical de nuestra capital.

Los tres conciertos del día inaugural estuvieron completamente llenos de un público entusiasta en las salas donde transcurrieron los eventos. De hecho, me informan que más del 80% de la boletería ha sido colocada ya, y si se tiene en cuenta que se trata de un total de más de medio centenar de conciertos, esta cifra es impresionante, pues demuestra que el Teatro Mayor ha creado un público que responde a iniciativas trascendentes como esta.

Pero de nada hubiera servido ese entusiasmo del público si no fuera acompañado de calidad artística y, en lo que oí, tengo que decir que esta premisa se cumple de sobra. El pianista Till Fellner, en un programa con dos sonatas y otras composiciones de Mozart, mostró esa calidez tan necesaria al compositor. Alguna vez el gran pianista Rudolf Serkin me dijo que interpretar a Mozart implicaba gracia y que las obras reflejaran una sonrisa, y esa premisa fue cumplida de sobra por el intérprete. Curiosamente no siguió el orden del programa impreso, lo cual alcanzó a desconcertar al público.

Poco más tarde hubo otro lleno para un concierto de la Filarmónica, dirigida por Francesco Belli en un programa particularmente generoso en cuanto a su longitud, ya que incluyó el Concierto 23 para piano, la Sinfonía concertante para cuerdas y la Sinfonía Haffner. La Filarmónica ha mostrado que se trata de un conjunto de nivel internacional y las versiones que se oyeron confirmaron esa premisa.

El festival sólo es de tres días y cuatro noches, y son muchos los amantes de la música que han comentado que se debería extender por más tiempo, con menos conciertos por día ya que eso permitiría a los interesados oír más eventos de los que se pueden escuchar cuando el promedio es de más de una docena de presentaciones diarias. Para lo que sirva, se transmite esa sugerencia que comparto plenamente.

De todas formas se debe quedar satisfecho, ya que se mostró que el público bogotano responde a eventos de calidad e interés y eso, al lado del festival mismo, da margen para ser optimista en cuanto al futuro artístico de la capital.

Buscar columnista