Por: Juana Téllez

Mucho por hacer en vivienda a nivel regional

Recientemente publicamos un informe sobre el sector edificador en Colombia, en el cual incluimos tanto un análisis del sector de la vivienda como del resto de destinos no residenciales. El sector residencial representa un poco menos del 74 % de los metros construidos en el país y, a pesar de los grandes avances de los últimos diez años, aún existen temas estructurales que nos pueden dar mucha gasolina para crecer en los próximos años.

En la última década se han construido en el país cerca de 140.000 viviendas por año, cifra mayor a la década anterior, pero cerca de la mitad de los hogares creados en esos años. En el país se formaron 280.000 hogares por año en la última década. Nuevamente, una cifra mayor a la década anterior. Actualmente, el tamaño del hogar promedio es de 3,3 personas y la década pasada era cercano a cinco personas. Esto significa que aún debemos hacer un esfuerzo para aumentar la dinámica de construcción y poder dar vivienda a estos nuevos hogares.

Eso sin contar el déficit ya existente de vivienda, tanto por la inexistencia de la misma, el hacinamiento o sus malísimas condiciones (déficit cuantitativo), como por sus condiciones no adecuadas en cuanto a materiales o tamaño (déficit cualitativo). Hoy tenemos un déficit total de cerca del 20 % de los hogares urbanos. Esto es, de un poco más de 11 millones de hogares urbanos, 2,2 millones no tienen una vivienda en las condiciones óptimas. El déficit de los hogares rurales es mucho más elevado y su análisis lo dejaré para otra nota, pero sí me quiero concentrar en las grandes diferencias a nivel regional. Mientras que Bogotá tiene un déficit de 9 % de sus hogares, Córdoba lo tiene en el 56 % y Magdalena en el 53 %. Las diferencias son muy marcadas entre los departamentos del centro del país y los de la región Caribe. Sólo Barranquilla sobresale positivamente, con un déficit similar al del país, mientras, adicionalmente a los ya referidos, Bolívar tiene un déficit del 43 % y Cesar del 27 %. Esto contrasta con Risaralda, Antioquia y Boyacá, donde el déficit no supera el 13 %.

Estas diferencias regionales en el déficit de vivienda y en el ritmo de construcción de vivienda dan luces sobre las decisiones de política pública, pero también de inversión privada, en un país que se está expandiendo regionalmente. Hay que aprovechar este país de regiones para el desarrollo de la construcción de viviendas.

* Economista jefe de BBVA Research; @juanatellez

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juana Téllez

La educación de los colombianos con la OCDE

Colombia en la OCDE: una muy buena noticia

Más cerca del empalme económico

Los ojos de las calificadoras

Los libros y la inequidad de género