Por: Mauricio Rubio

Mujeres violentas

A mediados de los sesenta, en un colegio femenino con alta concentración de hijas de la élite, la vice rectora fue agredida por las alumnas.

“Me dieron puños y patadas, me ataron las manos a la espalda, me golpearon con un rifle de madera, me llenaron la boca con tierra, y me escupieron en la cara” escribiría luego en una carta al gobierno.

Dos meses después, estudiantes del mismo plantel atacaron a profesores y administradores. Tras mancharles la ropa con tinta, ponerles sombreros de burro y tablas con el nombre tachado colgadas en el cuello, de rodillas, los golpearon con palos y luego los quemaron con agua hirviendo. La vice rectora perdió el conocimiento. Tardaron dos horas en enviarla a un hospital cercano, a donde llegó muerta.

Los brotes de violencia femenina ocurridos en China durante la Revolución Cultural no ocurrieron sólo en este colegio. En un establecimiento de Shangai las estudiantes obligaron a la directora a comer excrementos mientras la hacían limpiar los baños. En otro plantel los profesores recibieron martillazos en la cabeza. Una compañera de curso de las agresoras, autora de varios artículos sobre los ataques, no deja de preguntarse “por qué las jóvenes de nuestra escuela femenina pudieron ser tan violentas”.

El afán por explicar la violencia de un grupo tan privilegiado de mujeres lleva implícito el reconocimiento de que fue una desviación de su conducta habitual. Una testigo concluye que se requirieron condiciones realmente excepcionales para que el salvajismo se impusiera sobre la mansedumbre femenina.

En una reunión realizada décadas después entre quienes vivieron de jóvenes la Revolución Cultural se elaboraron un par de teorías sobre la embestida contra la autoridad en los colegios. Hubo acuerdo en señalar que la violencia femenina podría atribuírse a la severa represión sexual a la que habían sido sometidas previamente las jóvenes, entendiendo por represión tanto la contención de su sexualidad como el control social de sus conductas. La rebelión habría sido una forma de “extirpar los viejos estereotipos de comportamiento femenino”. Una segunda teoría planteó que “las mujeres fueron más susceptibles que los hombres a las presiones externas” y por lo tanto respondieron con mayor ímpetu al llamado del liderazgo comunista para atacar a los enemigos de clase.

Puesto que se trataba de colegios con muchas hijas de altos funcionarios públicos, no se pudo acudir a la explicación tradicional de la precariedad económica y la falta de educación como causas de las agresiones. Hacen falta en Colombia reflexiones similares sobre la violencia no criminal y sin miseria.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mauricio Rubio

Científicos creyentes

El ADN de los criminales

Misterios de la biología

Visitadoras prehispánicas

Frenazo argentino al aborto