Por: Luis Fernando Montoya

Nacional y Medellín

“Todo es posible siempre y cuando realmente creas en ello”: Ashley Qualls.

Nacional y Medellín tienen un buen nivel deportivo en la Liga colombiana, aunque en la Copa Libertadores están en proceso de mejorar.

Ser optimista, al abrigar esperanzas, significa tener grandes expectativas de que, en general, las cosas saldrán bien en la vida a pesar de los contratiempos y las frustraciones. El optimismo es una actitud que evita que la gente caiga en la apatía, la desesperanza o la depresión ante la adversidad.

Nacional es una estructura organizacional muy sólida en todos los aspectos: administrativo, financiero, salud, deportivo y de gestión humana. Trabaja con un plan estratégico muy claro, socializado en toda su organización, y consigue los objetivos propuestos, como ser el mejor equipo de América, campeón de la Libertadores 1989 y 2016, Recopa y varios títulos en Colombia. Fortalece sus divisiones menores, tiene infraestructura moderna, como su centro de alto rendimiento, y posee las herramientas necesarias para conseguir objetivos grandes. Actualmente tiene un excelente nivel y resultados en la Liga colombiana y disputará nuevamente el título.

En Medellín, los actuales dueños y directivos han hecho un gran esfuerzo económico por conformar un equipo competitivo para conseguir objetivos grandes, tanto a nivel nacional como internacional. También tiene un respaldo administrativo y financiero importante, trabaja fuertemente en sus divisiones menores para ir ascendiendo jugadores, como el joven Atuesta, actualmente en la Liga, y ya está clasificado para los cuartos de final, con el objetivo de ir a la final y disputar el título. En Copa Libertadores no le ha ido bien, ni deportivamente ni en los resultados. Ahora debe retomar el nivel futbolístico para ir a Argentina y lograr un resultado que lo acerque a la siguiente fase.

Ambos elencos son un ejemplo a tener en cuenta como modelos de organización en todo sentido en nuestro medio.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya

Nacional: aún se puede

Inestabilidad técnica

Bienvenido el fútbol colombiano

Francia, finalista

Balance