Por: Columnista invitado EE

Naciones Unidas, unidos por la obsesión con Israel

 Muchos opinan y escriben sobre la presentación del ministro Al-Malki contra el estado de Israel ante la Corte Penal Internacional (CPI). Lo que no se menciona es que el Ministro palestino presentó documentos basados en los hallazgos de una comisión de investigación palestina y varios grupos no gubernamentales en un intento de manipular a la CPI. Es una provocación presentar documentos que no tienen nada que ver con el proceso judicial del tribunal, y menos con la realidad.

Hace una semana el Consejo de Derechos Humanos de la ONU (CDH) adoptó una resolución sobre el informe de la Comisión de Investigación del Conflicto en Gaza de 2014. Desafortunadamente, este Consejo no está interesado en los hechos y no está realmente interesado en los Derechos Humanos (DD.HH). El CDH es un mecanismo de condena y critica contra Israel. Desde su creación en 2006 el CDH ha condenado a Israel más veces que el resto del mundo. A lo largo de los años, este se ha convertido en una herramienta política que tiene muy poco que ver con los DD.HH. Incluso varios países miembros del comité, son conocidos (algunos “legendarios”) violadores de derechos humanos: Pakistán, Qatar, Cuba, Venezuela, Libia, y Arabia Saudí, entre otros. El Consejo no tiene ninguna intención de investigar a estos países. Para el CDH solo existe un país que viola los DD.HH. en el mundo: Israel, la única democracia en Medio Oriente.

El Consejo eligió condenar a Israel una vez más, el mismo día en que ISIS estaba cometiendo monstruosos atentados terroristas en Egipto, en el período en que el Presidente de Siria masacra a su pueblo usando armas químicas, y el número de ejecuciones arbitrarias sube en Irán. En este ambiente, y con estos hechos, el CDH decide condenar al Estado de Israel otra vez, por actuar en defensa propia y luchar contra una organización terrorista asesina. Israel no tiene otra opción que tratar esta condena como lo que es: otra condena de un organismo político y completamente desprestigiado.

Algunos insinúan que Israel no asume responsabilidades por sus acciones en el ámbito internacional. Pero nadie explica porque en la ONU, no se insiste en la misma responsabilidad por actos terroristas que se ejecutan regularmente, de los palestinos y sus líderes. Incluso nunca mencionan que las resoluciones de la ONU plantean demandas a ambas partes y si los países árabes aceptaran la Resolución 181 de la ONU de 29 de noviembre de 1947, es probable que hoy en día no tuviéramos que luchar tan duro por conseguir la paz.

Otro hecho que nunca recuerdan es que Israel ha hecho esfuerzos considerables para alcanzar un acuerdo de paz con los palestinos. Uno de los resultados de este acuerdo sería la creación de un Estado Palestino independiente y democrático. Sin embargo, la única manera de lograrlo es a través de negociaciones bilaterales directas y no por medio de un órgano internacional que imponga la solución y sus condiciones.

En las últimas semanas desde el inicio del Ramadán hemos tenido un aumento dramático en los ataques contra israelíes. Estos ataques son el resultado de una guerra mediática de la Autoridad Palestina. Malaquí Moshe Rosenfeld, de 26 años, fue asesinado a tiros mientras conducía a su casa después de jugar al baloncesto con sus amigos. Estos ataques son parte de una ola mundial de terrorismo. Todos hemos sido testigos de los terribles ataques terroristas en Francia, Túnez y Kuwait, que la ONU condenó "en los términos más enérgicos".

Todavía estamos esperando que la ONU condene los ataques terroristas en Israel con la misma determinación. El terrorismo es terrorismo, no importa donde se lleve a cabo, o a quien perjudique. Israel se merece la misma atención que cualquier país del mundo.

Los palestinos han trasladado el campo de batalla a las Naciones Unidas. La ONU es la verdadera línea de fuego, el CDH sirve de fiel soldado de los palestinos y Hamas, y este informe es su arma. La ONU ha sido tomada como rehén por los países que ayudan el terrorismo. Israel seguirá actuando con fuerza y determinación contra Hamas, una organización terrorista reconocida internacionalmente, que pide la destrucción de Israel. Nuestro compromiso es proteger la vida de los israelíes, de acuerdo a los más altos estándares internacionales.

*Michal Maayan- Secretaria Política, Embajada de Israel

570934

2015-07-07T23:12:07-05:00

column

2015-07-07T23:15:08-05:00

none

Naciones Unidas, unidos por la obsesión con Israel

51

4460

4511

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado EE

Cataluña, España, Europa: Mejor unidos

Las llaves del infinito

Niños terroristas

Molano

Capacidad legal igual: un cambio paradigmático