Por: Lorenzo Madrigal

Nada es verdad ni es mentira

Hay proposiciones, frases, que se tienen por ciertas y, aunque no creamos del todo en ellas, las vamos dejando en el fondo de lo que creemos. Como decir, por ejemplo:

Hecha la paz, podremos volver a pescar de noche. Frase que en algún momento salió de los labios de gran maestro Darío Echandía;

Un crimen como éste no puede volver a pasar. Se investigará hasta sus últimas consecuencias;

Hay que ingeniarse algo para que la paz pueda pactarse sin impunidad. Se le escuchó al comisionado De la Calle, palabra más, palabra menos, en la Cartagena del Hay;

Un día sin carro y sin motos, cada mes, purifica el ambiente y recupera el espacio público;

Pintarrajear las paredes de la ciudad permite a noveles artistas la libre expresión de su personalidad; ( el espacio público es de su propiedad particular );

Un jurista eminente puede fungir como fiscal general (que lo lleva a ser un acusador acalorado en audiencias y, por último, jefe sin botas de la Policía Judicial);

Un jefe de Estado en Colombia puede darle garantías a su opositor, en iguales condiciones, para disputar un nuevo período presidencial;

Las cárceles, con su hacinamiento, rehabilitan a las personas;

Dos padres pueden reemplazar a una madre y dos madres pueden reemplazar a un padre;

Las bicicletas, en una ciudad insegura al extremo y fría sin misericordia, son solución de movilidad y aligeran el transporte;

Transmilenio es un invento civilizado y sirve de ejemplo a otras ciudades del mundo (que tienen su metro);

La salud pública y la subsidiada atienden por igual a los ricos y a los pobres;

Los jueces actúan sin influencia de los medios de comunicación ni del poder ejecutivo;

La fama retorna a los que fueron señalados como “presuntos” delincuentes, cuando se demuestra lo contrario;

La restitución de tierras traerá de nuevo la paz al campo;

El pueblo no reelegirá jamás a los corruptos o a quienes fueron sus colaboradores;

La congestión vial se podrá resolver sin tocar a importadores y fabricantes de autos o a la propiedad sobre estos;

El promedio de vida irá aumentando sin llevar a muchos a la decrepitud;

Los mandatarios cederán tranquilamente su turno de gobierno si no pudieron realizar, en un solo período, sus programas bandera;

Muchos gobernantes seguirán el ejemplo de austeridad de José Mujica;

Los alcaldes fracasados reconocerán que hicieron mal y que perdieron su tiempo y el de los demás;

La historia es capaz de reconstruir el pasado y de calificar o descalificar a los hombres con equilibrio y justicia;

Se logra la equidad social con aumentos mínimos a quienes laboran para los demás; les satisface y les basta con tener trabajo, si lo hay;

Estas y otras cosas enjundiosas se ocurren por su contradicción con la verdad.

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Lorenzo Madrigal

El poderoso ayer

Sustitución política

Despedida con libros y estampilla

Entiendo a Santos; a Mockus, no

La historia a merced de sus relatores