Por: Tatiana Acevedo Guerrero

Name

Falleció el pasado lunes el excongresista José Name Terán. Una mirada desapasionada a su carrera resume algunos de los rasgos y cambios que ha sufrido la política colombiana en las últimas décadas.

Electo diputado a los 22 años y senador durante siete periodos consecutivos, el abogado sincelejano fue turbayista y protagonista, durante el fin de la década de los setenta, de la trasformación del liberalismo en un partido de barones y maquinaria. Líder entre los congresistas de la costa, Name fue también adalid del viejo sistema bipartidista, en el que la relación centro/provincias se caracterizaba por una intermediación fundamentalmente clientelista entre el Estado y las élites regionales.

Dentro de esta lógica, fue conocido como cacique y su apellido es asociado con prácticas corruptas y politiqueras. Fiel a valores cuestionados, afirmaba, entre otras cosas, que el poder político debía ser hereditario. “Lo agrio es no verme en una curul después de tantos años, y lo dulce, ver que en mi puesto no está un extraño, sino alguien que es sangre de mi sangre: mi único hijo varón”, afirmó, cuando abandonó el Senado.

Pero, como la política regional no es tan sencilla como a veces se describe (o clasifica), es importante enumerar algunos rasgos interesantes de su trayectoria. Contrario a lo que pudiera pensarse, el excongresista nunca entabló relaciones con actores armados. Es decir, a diferencia de otros barones electorales que fueron primero clientelistas, luego socios de narcos y finalmente aliados de paramilitares, Name fue un cacique a secas.

Al leer entrevistas que dio al final de su vida encuentra uno realistas declaraciones sobre los errores que cometió, los matices de la pequeña política y el resentimiento hacia un periodismo que llamó “cundiboyacense”. Reflexiones que deben tenerse en cuenta para entender la tensión entre la política “de opinión”, legal, que consigue votos en grandes ciudades, y la política impresentable que coquetea con la ilegalidad y agrega votos en la “provincia”.

Tensión que no es nueva, pero empeora con los años.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tatiana Acevedo Guerrero

La consulta previa

La cuestión social

Al aire

Los bonos del agua

La naturaleza urbana