Por: Tatiana Acevedo Guerrero

Name

Falleció el pasado lunes el excongresista José Name Terán. Una mirada desapasionada a su carrera resume algunos de los rasgos y cambios que ha sufrido la política colombiana en las últimas décadas.

Electo diputado a los 22 años y senador durante siete periodos consecutivos, el abogado sincelejano fue turbayista y protagonista, durante el fin de la década de los setenta, de la trasformación del liberalismo en un partido de barones y maquinaria. Líder entre los congresistas de la costa, Name fue también adalid del viejo sistema bipartidista, en el que la relación centro/provincias se caracterizaba por una intermediación fundamentalmente clientelista entre el Estado y las élites regionales.

Dentro de esta lógica, fue conocido como cacique y su apellido es asociado con prácticas corruptas y politiqueras. Fiel a valores cuestionados, afirmaba, entre otras cosas, que el poder político debía ser hereditario. “Lo agrio es no verme en una curul después de tantos años, y lo dulce, ver que en mi puesto no está un extraño, sino alguien que es sangre de mi sangre: mi único hijo varón”, afirmó, cuando abandonó el Senado.

Pero, como la política regional no es tan sencilla como a veces se describe (o clasifica), es importante enumerar algunos rasgos interesantes de su trayectoria. Contrario a lo que pudiera pensarse, el excongresista nunca entabló relaciones con actores armados. Es decir, a diferencia de otros barones electorales que fueron primero clientelistas, luego socios de narcos y finalmente aliados de paramilitares, Name fue un cacique a secas.

Al leer entrevistas que dio al final de su vida encuentra uno realistas declaraciones sobre los errores que cometió, los matices de la pequeña política y el resentimiento hacia un periodismo que llamó “cundiboyacense”. Reflexiones que deben tenerse en cuenta para entender la tensión entre la política “de opinión”, legal, que consigue votos en grandes ciudades, y la política impresentable que coquetea con la ilegalidad y agrega votos en la “provincia”.

Tensión que no es nueva, pero empeora con los años.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tatiana Acevedo Guerrero

La Joya

De sol a sol

La capacidad colectiva de cambiar las cosas

A pesar de ustedes

Gota a gota