Por: Mario Morales

Negocio redondo

EL PERIPLO, CON PARADA EN Colombia y Bolivia, que acaba de hacer el presidente brasileño, Lula Da Silva, daba para aplausos de no ser porque nos hizo saber lo chiquitos que somos tanto en materia económica frente a un coloso del primer mundo, como en asuntos políticos. Fue una lección magistral de estadista internacional, conjugada con un hábil manejo de relaciones diplomáticas y carisma personal.

En menos de tres días abrazó, con diversos grados de calidez, a Evo, Chávez, y  Correa, y por otro lado a Uribe y Alan García, antagonistas de los primeros. A  todos les hizo creer destinatarios de apoyo a sus respectivas políticas internas, y se devolvió a su país tal y como apareció en todas las fotos, muerto de la risa, y consolidado como único líder de la región, luego de convencer a Colombia de formar parte del Consejo de Seguridad suramericano, punta de lanza de su visión integracionista económica y militar, y con unos cuantos acuerdos entre el bolsillo, que fortalecerán su proyecto de mercado.

Lo mejor de su estrategia fue que todos parecían tan contentos como él. Evo, porque recibió los 530 millones de dólares para infraestructura vial en el norte boliviano y un espaldarazo a su gobierno en vísperas del referendo revocatorio. Chávez, porque “se coló” en esa cumbre y salió fortalecido en el reencauche con sus vecinos. Y Uribe, porque recibió apoyo explícito a su política frente a las Farc, las promesas de refuerzo en la frontera y el ferrocarril del Carare.

Con su demostrada habilidad, Lula les dijo lo que querían escuchar. Pero no perdió oportunidad. En rueda de prensa en Bogotá aclaró, por ejemplo, con su tono cortante e irónico, que una segunda reelección ni siquiera se planteaba en un país como Brasil. Al buen entendedor… Y además nos metió en la vacaloca esa de que  nos quería como compradores de armamento pero también como socios para producirlo. (¿Justo cuando estamos en el fin del fin del fin?). Y, a renglón seguido, sin inmutarse, se ofreció para cualquier alternativa de solución de paz. Vaya paradoja.

Como sea, se salió con la suya en lo personal, en lo político y en lo regional; y para colmo le quedamos agradecidos. Negocio redondo.

www.mariomorales.info

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales