Por: Iván Mejía Álvarez

Nevera llena

Pasando hambre y con la nevera llena, frase que se ha vuelto recurrente y que cada rato sale a relucir en las charlas futbolísticas. Algunos técnicos que se alistan para asistir a Sudáfrica tienen problemas de elección de jugadores por ausencia y otros por abundancia.

En Brasil, Dunga carece de un lateral izquierdo confiable y a pesar de que el joven Michael Bastos, del Lyon, parece resolverle momentáneamente el problema, todavía no queda muy conforme y es el puesto que más dudas le crea al psicorrígido técnico auriverde.

En cambio, lo que son las cosas, Dunga tiene la nevera llena por el lado derecho, pues a falta de un gran Maicon cuenta también con el magnífico Dani Alves, dos grandes jugadores para una sola posición. Cualquiera que sea la decisión de Dunga, siempre quedará la duda de un crack congelado. Pero él es recursivo y en el último choque ante Irlanda probó en el segundo tiempo una interesante variante cuando hizo ingresar a Dani, el maravilloso lateral del Barça, a la posición de volante externo por derecha en una línea de cuatro. Entonces Brasil tuvo una combinación letal por la zona derecha con las excursiones ofensivas del tándem Maicon-Dani. Una magnífica variante que podría implementar el técnico brasileño .El afectado sería Ramírez, el volante de equilibrio del Benfica, que perdería su puesto.

El técnico de España ,Vicente del Bosque, también tiene la nevera llena en varios puestos y su elección es muy difícil por abundancia de jugadores en algunas posiciones. Por ejemplo, que agradable debe ser para cualquier adiestrador tener en la nómina a Xavi, el genial volante del Barça, pero saber que allí en el banco cuenta con Cesc Fabregas, el maravilloso conductor del Arsenal.

En el reciente partido contra Francia, Del Bosque optó por darle el comando a Cesc durante la primera etapa y a Xavi en el complemento. Con los dos, de estilos parecidos pero distantes en áreas de trabajo, España funcionó bien. Aragonés, el antecesor del “bigotón”, había definido a favor del jugador del Barça, pero en muchos partidos optó por hacerlos jugar al mismo tiempo cuando tenía que sacar uno de los delanteros en punta. Si salían Villa o El Niño Torres, ingresaba Cesc y España manejaba un 4-5-1 igual de profundo y eficaz.

Miren la lista de volantes que tiene Del Bosque: para marcar Xavi Alonso, Marcos Senna y Sergio Busquets. Tiene que decidir por uno solo. Por las bandas, David Silva, Matta, Iniesta, Pablo Hernández, Navas. Dos volantes de armado, Xavi y Cesc. Diez jugadores de primer nivel para sólo cuatro puestos. O para cinco, si prescinde de una de sus puntas, imagínense sacar a Villa o a Torres. Y con todos, España ha funcionado a las mil maravillas . Eso sí es tener la nevera repleta.

Ya sólo faltan 87 días para que arranque el Mundial y es necesario seguirle la pista a los equipos que darán que hablar.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez

Pinceladas

Los porteros

Averigüen todo

Hágale pues

Encrucijada