Por: Hernán Peláez Restrepo

No hay equipo

Como consuelo y para que el lector no empiece con pesimismo esta columna, no se ve en la eliminatoria un equipo como tal. Existen selecciones, incluyendo la nuestra, donde hay jugadores de nombre, con recorrido internacional, con contratos en el exterior y cuantas arandelas se quiera.

Pero equipo como tal no se ve. Ni juego colectivo, ni espíritu solidario y todos a una, empezando por los técnicos, confiando en una genialidad de algún valor individual.

El caso de nuestra selección es patético y no me aferro al cuento del puesto en la tabla como excusa. Empezó ante Perú exhibiendo un alto grado de confianza, consiguió el gol, se atragantó otras oportunidades y comenzó a desinflarse, a tal punto que Pinto terminó apelando a Portocarrero y pidiendo la hora, porque los peruanos, como cualquier rejuntado de jugadores, se percataron de la posibilidad de victoria.

Es desordenado el juego del sector defensivo, donde se cometen errores infantiles. Nadie parece ser el ordenador y a todos la timidez los lleva a protestar pero no a organizar la salida con el balón. Menos a agruparse como corresponde a un conjunto que tiene goleadores, aislados, con la pólvora perdida. Macnelly como Giovanni se quedó en promesas, así sea determinante en su equipo.

En el equipo hay siete elementos de bajo perfil, trabajadores, con poco talento y cumplidores de misiones específicas, y queda un grupo reducido de jugadores desequilibrantes. En la selección hay mucho jugador con rótulo de figura y poca inclinación al sacrificio.

Frente a Perú teníamos todo para ganar. Los futbolistas fueron desapareciendo y como por arte de magia regalamos los puntos. De nada sirve que Pinto estudie, vea videos, utilice el tablero, les hable duro, si sus dirigidos no entienden o se acostumbraron a jugar de una manera diferente. Por eso no veo equipo jugando con orden y ganas. Veo una convocatoria con estrellas, o al menos eso creen.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Dejar así

Agradable

Falta juego

Merecido

Nunca es Tarde