Documental: "Lo que no les quitaron a los Torres"

hace 14 horas
Por: Antieditorial

No hubo censura en el caso “Epa Colombia”

Por Marco Antonio Ruiz Nieves *

En respuesta al editorial del 2 de diciembre de 2019, titulado “¿Censura indebida en el caso de ‘Epa Colombia’?”.

El derecho a la libertad de expresión y de opinión se materializa a nivel local a través de su consagración en los derechos fundamentales, y de este se desprende la libertad de medios de comunicación, la libertad de información y la libertad de pensamiento que sobre la base del respeto hacia la dignidad humana del otro se encauzan hacia una protección sin restricción.

Este derecho se encuentra consagrado en la resolución 59 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto de los Derechos Civiles y Políticos y el Pacto de San José. Estos dos últimos instrumentos consagran las restricciones a la libertad de expresión, señalando que no puede estar sujeto a “previas censuras sino responsabilidades ulteriores” (por el uso desmedido del derecho). Por lo tanto, según lo dispuesto por la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, deben ser compatibles las restricciones con la convención, que para el caso de Epa Colombia son pertinentes para la salvaguarda del orden y la moral pública, pues a través de sus actos vandálicos (daño en bien ajeno e incitaciones a la violencia) envió a la comunidad un mensaje de invitación a la ilegalidad.

La razón proferida por el juez 19 de Garantías no encierra una censura. Por lo contrario, representa un análisis que tomó la dimensión individual y social del derecho en el marco de una serie de acciones que dieron lugar a una manifestación directa a la invitación para la comisión de delitos e incitación a la rebelión.

En un mismo sentido, como ha determinado la honorable Corte Constitucional, las expresiones que tengan como fin incitar a la violencia no se encuentran respaldadas por esta libertad, como se adujo en la sentencia T-110/2015: “no puede entenderse que quien hace uso de dicha libertad está autorizado para atropellar los derechos de los miembros de la comunidad”. De tal manera que entender la eliminación de todas las redes sociales y no brindar declaraciones a medios de comunicación como una censura es indebido, ya que, por lo contrario, refleja una restricción que representa una medida pertinente que servirá de buen ejemplo a sus seguidores para el uso debido de los espacios virtuales de uso común, así como al civismo y reproche a cualquier acto que afecte los bienes de uso público.

Dejar los actos de Epa Colombia sin una sanción constituiría una burla hacia quienes han sido judicializados por causas injustas o falta de defensa; un ejemplo de ello se constituye en los hurtos por hambre.

Finalmente, es necesario establecer que la protección de la libertad de expresión no representa una protección excesiva de la misma, pues hacerlo deja como consecuencias el respaldo a violaciones de diferentes tipos, como aquellas que redundan en la burla hacia grupos de especial protección o incitación a la violencia.

* Jurista, consultor en asuntos de género e identidades diversas.

894834

2019-12-09T00:00:46-05:00

column

2019-12-09T00:01:02-05:00

[email protected]

none

No hubo censura en el caso “Epa Colombia”

45

3397

3442

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antieditorial

Arauca y la presencia diferenciada del Estado

Problemas subestimados