Sirirí

No más carreta

Noticias destacadas de Opinión

Con esta expresión, el presidente de los colombianos, Iván Duque, elegido por una inmensa e indiscutible mayoría, tomó el toro por los cuernos y en su visita a San Andrés les jaló las orejas a los funcionarios de la Casa de Nariño que reciben encargos de urgencia y ponen trabas, se hacen los importantes, dilatan las cosas, las enredan y en una operación tortuga no cumplen las órdenes presidenciales.

Se limitan a hacer informes y más informes para esconder su ineficiencia y a la postre todo se les va en bla, bla, bla y hacen quedar al primer mandatario como un faltón y un mentiroso.

Así se los dijo cuando fue a las islas y anunció un gigantesco plan de 118 acciones por valor de casi $140.000 millones, que serán invertidos en lo que resta de este año y en el 2021. Esto no tiene antecedentes en la historia del querido archipiélago, con su mar de siete colores.

No más carreta, les advirtió a quienes tendrán la responsabilidad de acometer las obras con acciones rápidas y eficaces, porque, entre otras cosas, el coletazo del huracán Eta constituye una urgencia inminente, habida cuenta de los daños y estragos que dejaron a las islas —que viven del turismo— en una situación más que lamentable.

Además, delegó a una persona de toda su confianza, la ministra Alicia Arango, para que se pusiera al frente de las ayudas que prometió y que incluyen el alcantarillado pluvial, la planta desalinizadora, una línea de crédito directo para los sectores afectados, cuatro obras de infraestructura educativa, la operación del segundo cable submarino, el aumento de frecuencia de los vuelos y la concesión, actualización y modernización del aeropuerto. Y para Providencia, la materialización del proyecto para construir un hospital de segundo nivel y el proceso de reubicación de familias con la identificación del lote de la sociedad de activos especiales, entre otras muchas cosas.

No más carreta y manos a la obra, porque el tiempo apremia y hay un desespero natural entre los isleños, sumado a la incredulidad y la desconfianza por tantos y tantos años de no hacer nada.

Comparte en redes: