Por: Juan Carlos Gómez

No más leyes para regular el pasado

La televisión en este país no se regula, se ordeña. A unos más, a otros menos. Lamentablemente, la industria audiovisual colombiana podría convertirse en una víctima más de la voracidad y la torpeza del Estado. Atrapados en una ley de hace más de 20 años, el Congreso y el Gobierno de Colombia siguen ajenos a lo que sucede en el mundo.

Hace pocas semanas, Disney conmocionó la industria en Estados Unidos al anunciar que a partir del próximo año ofrecerá su contenido directamente a los televidentes a través de internet, sin depender de los operadores de cable. Un formato tipo Netflix, en dos modalidades: por una parte, contenido deportivo de ESPN y, por la otra, programación de Disney y Pixar.

La decisión de Disney es su respuesta a las nuevas formas de consumo de televisión y al impacto de Netflix, Hulu y Amazon. Los operadores de cable pierden de manera creciente clientes (cord cutters), los consumidores quieren pagar sólo por lo que ven, los más jóvenes ya no ven televisión e internet es suficiente para lo que necesitan. Algunos analistas consideran que esas tendencias pueden llevar al sobredimensionamiento de las aplicaciones de contenido, a la atomización de la televisión y a la multiplicación de programación exclusiva, lo cual llevará a que los consumidores paguen más.

La creciente presencia en el mercado audiovisual de los tres gigantes de la tecnología hace aún más complejo predecir quiénes sobrevivirán en el nuevo ecosistema.

Se calcula que Youtube le reporta a Google alrededor de US$10.000 millones de ingresos al año. Apple invertirá US$1.000 millones en la producción de contenido audiovisual original. Facebook, a través de la nueva plataforma Watch, ofrecerá series de altísima calidad adaptadas al gusto de sus más de 2.000 millones de usuarios, los mismos a los que dirigirá los anuncios publicitarios a la medida de las estrategias de los anunciantes.

A propósito: el proyecto de ley de telecomunicaciones que anuncia con gran bombo el Partido de la U es una mala reedición de lo que existe desde el siglo pasado. Ninguna solución; por el contrario, más enredos. Ojalá se archive pronto.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Carlos Gómez

La entrega de loncheras en Bombay

La Corte acusa a ciertos medios

¿Será posible una ley de cabildeo?

Una reforma a la SIC

Guerra contra la creatividad colombiana