¿No más regímenes presidenciales?

Las democracias premodernas convergen en sociedades atrasadas y donde la cultura política de los ciudadanos es débil.

Colombia no escapa a esta clase de democracias y existe a nivel político un mesianismo encarnado en el Poder Ejecutivo y se ve a su máximo exponente como predestinado para salvar a la nación de un mal, como la subversión o el terrorismo.

De esta manera, se fortalecen los presidentes, avalados por unas mayorías sin ninguna trascendencia de cultura política, y estamos en presencia de una concepción primaria de la democracia, la que se traduce exclusivamente en votos y componendas, menospreciando valores y principios de una democracia moderna, como la alternancia en el poder, el respeto a las minorías y el equilibrio de los poderes públicos.

Producto de los regímenes presidenciales son las reelecciones hoy de moda en algunos países de Latinoamérica, las cuales lejos de fortalecer las instituciones, la gobernabilidad y la democracia moderna, las menoscaban o las cercenan, siendo necesario evaluar las debilidades de dichos regímenes y la opción de adaptar un sistema parlamentario que ponga freno a la ambición desmedida de poder de los presidentes reelegidos.

Además, no por ser mayoría (los congresistas), la razón les corresponde, puesto que precisamente se valen de apreciaciones que deforman la democracia y de puntos de vista que son contrarios a la situación económica y social que atraviesa el país y con el fin de ocultar y minimizar los problemas que afectan a la gran mayoría de la población y como si se viviera en un paraíso.

 Edgardo Morr. Barranquilla.

La sección cultural

Es un placer leer su periódico, y más su sección cultural, aun cuando estamos saciados de imágenes banales de esta década a punto de terminar y una historia que cada vez más seguimos escribiendo a medias tintas y la leemos caminando en círculos.

Como lector de su diario quisiera hacerles una sugerencia y es que volvieran a sacar el Magazín de lecturas. Soy muy joven, pero tuve la fortuna de conocerlo muchos años después y me sorprendió muchísimo. Sería bueno que este espacio de divulgación cultural volviera a la luz y así tener más referentes de análisis, crítica y reflexión. Muchísimas gracias por su atención y sigan con su lema La opinión es noticia.

 Felipe Sánchez Hincapié. Medellín.

Envíe sus cartas a [email protected].

Buscar columnista

Últimas Columnas de Lectores opinan

La cofradía del santo reproche

No entiendo por qué no entienden

Al oído de los conjueces

De igualdades y discriminaciones

De Julio Londoño sobre una columna