Por: Tola y Maruja

No nos consta

— Oites Tola, vení pues escribámoles a nuestros maridos pa contarles cómo nos está yendo en Nueva Yor.

— Escribí vos Maruja que tenés letra más pulida.

— Nueva Yor, setiembre veintipico de 2011.

— Queridos Ananías y Perucho… Primero que todo reciban un cariñoso saludo, esperando que estén bien de salú. Nosotras estamos regulimbis porque en este país la crisis está en todo su apogeo.

~~~

— Claro que nos han tratado muy bien los nuevayoreños, a lo mejor por interés porque a los gringos les encantan las mujeres colombianas, tanto que cuando llegamos al aeropuerto y dijimos que éramos de Colombia, ahí mismo nos hicieron empelotar.

— Díganle a los vecinos que ni se les ocurra venirse por aquí de rebusque porque esto se dañó… Figúresen que un gringo le propuso a Tola que se casen por los papeles… ¡Por los papeles colombianos!

~~~

— Es que los gringos están muy interesados en pegar pa Colombia desde que supieron que allá se puede vivir un mes con 190 mil pesos, y todos nos preguntan si es verdá que en nuestro país hay fiebre del oro y nosotros les contestamos que sí y que también hay fiebre amarilla.

~~~

— Por aquí la situa está maluconga porque no hay trabajo ni pa los gringos… Muchos de nuestros compatriotas se quieren devolver y se le puchan a la Migra pa que los agarre, pero los policías gringos no son bobos y saben que no hay presupuesto pa deportar.

~~~

— Nos topamos con el presidente Santos, que vino a la ONU, y lo llevamos a conocer el Museo de Historia Natural, pero no le pareció ni cinco de gracia y nos dijo que pa ver güesos se hubiera quedado en Colombia viendo fosas comunes. Entonces lo llevamos a ver la construcción de las nuevas torres gemelas y nos dijo: Ala, qué cosa tan demorada, caray, parece un contrato de los Nule.

~~~

— Después arrancamos con él pa la estuata de la Libertá, y con su típico humor cachaco nos soltó este chascarrillo: Ala tiítas, ¿sus mercedes saben en qué se parecen la estatua de la Libertad y nuestro país? …Que Colombia también es coca por dentro.

~~~

— Aprovechamos y le preguntamos cómo fue su enfrentamiento con el vice Argelino por los 190 mil pesos y nos dijo que fortunadamente no pasó a mayores y que él de ninguna manera sale de Argelino porque le sirve de mucha utilidá.

~~~

— Por ejemplo nos contó que por seguridá, y teniendo en cuenta que todas las cocineras de Palacio son del gobierno anterior, el vice le prueba las comidas. Y que cuando nos visita algún congresista demócrata gringo a ver si quedan sindicalistas vivos, Santos les muestra a Argelino.

~~~

— También aprovechamos pa preguntarle por su relación con el expresidente Uribe y nos repitió que por Uribe no siente sino almiración y gratitú… Gratitú por los votos que le endosó y almiración por ser tan confiado.

~~~

— Pero no nos quedamos con las ganas de preguntarle qué haría en que caso de que Uribe, Dios no lo quiera, caiga a la cárcel… Y Santos nos contestó: Ala, haría lo que haría cualquier amigo: llevarle cigarrillos.

— Tampoco nos aguantamos de preguntarle si es verdá que él le dice a Amparo Grisales: Gatita… Y nos dijo que sí, porque sumándole los años ella tiene nueve vidas.

~~~

— Bueno queridos maridos, ya pa despedirnos les pedimos el gran favor que visiten a la Capitana María Eugenia y le den nuestro pésame… Nos consta que ella le alvirtió muchas veces a Samuel que evitara las malas compañías y no se juntara con Iván.

— Y necesitamos urgente que vayan donde Peñalosa y le digan que supimos que contrató a J.J. Rendón pa regar rumores de Petro y que nos parece el colmo que traigan chismosos estranjeros sabiendo que aquí habemos personas capacitadas.

— Sus mujeres que los quieren a pesar de todo, Tola y Maruja.

Posdata: no nos dejen secar las matas.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tola y Maruja

Tola y Maruja están de regreso

Carta al presidente Santos