Por: Tola y Maruja

No nos consta

— Oites Tola, ¿dónde estabas, querida? Te he buscado como pan pal desayuno. ¿Por qué no contestás el cedular?

— No me llamés al cedular que está chuzao, marcame al fijo.

— Te estaba buscando urgente pa que me confirmés un chisme: ¿Verdá que renunció la conciencia de Uribe?

— ¡Chito, Maruja! Es una cosa confidencial y doña Lina me rogó que no contara.

— ¿Pero la renuncia es inrrevocable o es como las del dotor Ternura?

~~~

— Según doña Lina, la conciencia de Uribe dijo que se iba por motivos de salú, que estaba afónica.

— Pero una conciencia no puede renunciar así porque sí, uno no se puede quedar sin conciencia.

— Uribe ahí mismo se nombró una conciencia encargada, la de Valencia Cossio.

~~~

— De todos modos esa renuncia se veía venir porque Uribe y su conciencia ya ni se hablaban… Inclusive cuentan que cuando se supo lo de los falsos positivos, la conciencia muy disgustada le echó un sermón y que Uribe le dijo: A mí no me alce la voz, respete, no sea igualada… Si le duele tanto, lárguese…

— ¿Y qué le contestó la conciencia?

— Quizque le dijo: De mejores partes me han echado. Y se fue. Pero monseñor Rubiano la convenció de volver.

~~~

— ¿Y qué se va a poner a hacer la conciencia de Uribe? ¿Va pa alguna embajada? Esa conciencia por ahí de balde es un peligro, que de pronto la entreviste Daniel Coronell.

— Pobre conciencia, a lo mejor estresada con esa carga de trabajo.

— Pero Tola, uno juraría que Uribe y su conciencia la iban súper, que eran uña y mugre.

— No creás, comentan que Uribe ya estaba muy distanciado de su conciencia porque ella hablaba dormida… Y otra cosa: todas las conciencias son muy religiosas y la de Uribe se puso del lado de los obispos.

~~~

— ¿Y cómo la iban la conciencia y el corazón?

— Bien, hasta la semana pasada que tuvieron una garrotera porque la conciencia criticó a los hijos de Uribe por ambiciosos y el corazón le dijo que no fuera metida, que dejara trabajar.

— Ay Tola, ajualá sea un mero berrinche de la conciencia de Uribe y vuelvan a hacer las paces… Aunque viéndolo bien la conciencia de Valencia Cossio es la que se necesita pa sacar adelante la reeleción.

~~~

— Yo pienso vos Maruja que Uribe debe seguir de presidente pero su conciencia sí necesita un reposo, la pobre.

— Claro, ella podría dedicarse a la academia o columnista de El Tiempo o solamente a cabalgar en las planicies de El Ubérrimo, en compañía de las conciencitas de Tom y Jerry.

— Ve Maruja, a propósito de estos muchachos, mirá el diccionario uribista que me regalaron en la Casa de Nari el día del idioma…Leéte algunas definiciones.

— Pingüe: Ganancia que se logra comprando lotes en la zona franca de Mosquera.

— Pingüino: Animal del polo sur que no tiene ni cinco de esperanzas de que por su lote pase la doble calzada Bogotá-Faca.

— Pingüiñoño: Palabra que inventó la Nena Jiménez y que se refiere al Monte de Venus, monte que tiene destinación rural o urbana según el que se monte.

~~~

— Ole Tola, cambiando de tema, ¿verdá que a Obama lo han criticado mucho en la USA porque le firmó un autógrafo a Uribe?

— Los gringos lo regañaron: que cómo se le ocurre, sabiendo como somos los colombianos de buenos grafólogos, que nada raro que dentro de poquito aparezca por ahí firmado el TLC.

 

 *Salió la cuarta edición del libro ‘La era Uribe contada por las dos señoras más lengüilargas de Colombia’. ¿Quieres ganarte uno? Ingresa a: www.tolaymaruja.com

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tola y Maruja