Por: Tola y Maruja

No nos consta

— OITES TOLA, TE NOTO SUEÑOlienta… ¿Dormites mal o qué?

— Ay Maruja, tuve una pesadilla la hijuemama: figurate querida que soñé que Colombia y Venezuela estaban en guerra.

— No fregués, ¿guerra guerra o guerra de insultos? Contá bien.

— Yo estaba quizque entre un tanque de guerra con mi tinieblo Killer, un marín gringo de la base militar de Apiay.

— ¿Marín? ¿De los marines de Marinilla? ¿Y qué pasó con Ananías?

~~~

— Es que mi marido estaba prisionero de guerra en Táchira, y además el presidente Santos nos pidió a las mujeres patriotas que le diéramos gustico a los marines gringos…Entonces Killer y yo salimos de Bogotá en un tanque rumbo a Cúcuta, con la misión de rescatar a Ananías. Pero llegando a Soacha nos paró un bendito chupa porque el tanque tenía pico y placa y le faltaba el letrero: ¿Cómo conduzco?

— ¿Y qué tal se veía Bogotá en guerra?

— El alcalde Samuel tenía la popularidá por las nubes porque las escavaciones del metro sirvieron de refugio antiaéreo y los güecos de las calles quedaron al pelo de trincheras.

~~~

— ¿Y qué tal la movilidá en plena guerra?

— Dejá la bulla, qué tacos tan espantosos…Aparte de que Bogotá estaba tuquia de tanques de guerra, todos de ACPM, muchos de esos armatostres se varaban en plena vía, porque eran unas tartanas compradas de segunda en Bolivia.

— ¿En Bolivia? ¿Evo nos vendió tanques?

— Es que Evo tuvo un disgusto con Chávez porque Hugo no le quiso donar una Miss Universo venezolana, quizque pa sacarle crías.

 

— Ay Tola, no fregués…Estás enredando la pesadilla con tanta arandela.

— Vos sabés Maruja que los sueños son una revoltura, como el Partido de la U…En todo caso, pa salirnos del trancón tan macho, Killer le pidió prestado a Samuel un globo y nos montamos.

—¿Y cómo se ve Bogotá desde arriba?

— Uf, cambia mucho: los desplazados parecen hormigas…Entonces pasamos por encima de la Casa de Nari y el ex presidente Uribe estaba en el techo cogiendo goteras y nos volió el poncho.

~~~

— ¿Uribe se quedó viviendo con el presidente Juan Manuel?

— Es que Uribe se ranchó y dijo que no pagaba hacer trasteo pal Ubérrimo por cuatro años no más y entonces el presidente Santos le tuvo que guardar los corotos en una pieza del Palacio y Álvaro quedó de mayordomo de Hatogrande, mientras tanto.

— ¿Y en qué terminó lo del globo?

— El viento nos arrastró pa Ipiales y me llené de nervios pensando que de pronto cayéramos en Quito y nos confundieran con guerrilleros y nos dieran las llaves de la ciudá.

~~~

— Pero no me has contado Tola cómo era la vida diaria de Colombia en tu pesadilla… ¿Cómo estaba la economía? ¿Había escasez de qué?

— Como en toda guerra: escasez de civiles…La que estaba fregada era Venezuela sin güevos. No se conseguía ni medio. Tanto que Chávez tuvo que aplazar la visita del secretario de la OEA a Caracas porque no había güevos pa lanzarle…Y el contrabando de güevos pa Venezuela se disparó y pillaban a los colombianos tratando de cruzar la frontera con güevos entre la barriga.

~~~

— Ole Tola, ¿y en qué paró el prisionero de guerra Ananías?

—  Lo indultaron, le dieron la cédula venezolana y votó por Chávez.

* Tola y Maruja en Nueva York, informes: www.tolaymaruja.com

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tola y Maruja