Por: Tola y Maruja

No nos consta

— Oítes Tola, ¿estás segura que a Ñero le suene la cosa?

— Le tiene que sonar porque Ñero no tiene nada que perder… Por lo menos pasaría a la historia como el primer indigente candidato a la presidencia de la República.

— Y mínimo asegura varios almuerzos durante la campaña.

— La idea no tiene pierde, Maruja: hay ocho millones de indigentes en Colombia, o sea que ellos solitos pueden montar un presidente.

~~~

— Estoy tan emocionada, nunca pensé que nosotras fuéramos a resultar de la cuerda de un candidato a la presidencia.

— Y no cualesquier candidato: uno con oción… Porque, ¿qué se suple uno con ser asesor de José Galat o de Iván Marulanda o de Marta Lucía?

— Pero Tola, vos que conocés a Ñero, ¿es mendigo legítimo?

~~~

— Puu, claro que sí… Ñero empezó de pobre vergonzante, o sea ganándose el mínimo, pero se quedó sin coloca y empezó a vender palitos de incienso por la cuadra… Y al que no le compraba entonces le pedía que le colaborara con una moneda, y así ligero ligerito fue botando la pena y se destapó y empezó a pedir limorna de frente, sin el incienso.

~~~

— Muy bueno que tenga esperiencia de pedigüeño porque pedir el voto debe ser como mendigar.

— Ni más ni menos… Como si Fernando Araújo lo parara a uno en la calle y le dijera: un votico por amor de Dios pa este pobre colero en las encuestas.

— Hay una cosa que me preocupa, Tola: ¿qué pasará cuando inviten a los candidatos presidenciales a un debate bien caché y llegue Ñero con esas costras de mugre y güeliendo a bostezo de gorila?

— Pues que inviten también a Mockus pa que le tire agua y nosotras aprovechamos y lo enjabonamos.

~~~

— ¿Y apenas nos pregunte Ñero que haber la plata pa la campaña?

— Despensionate Maruja que esa campaña cuesta una bicoca… Por ejemplo el coptel de lanzamiento de la candidatura lo hacemos en la calle y repartimos alcohol antisético revuelto con gaseosa y que los invitados se rebusquen los pasabocas en las canecas de la basura.

~~~

— ¿Y la sede de la campaña dónde sería?

— Debajo del puente de la 26… O que alguno de ellos preste la alcantarilla.

— ¿Y la publicidá?

— Qué más publicidá que ocho millones de pordioseros regados por todos los semáforos del país…

— ¿Y quién nos diseña el afiche?

— Lo reciclamos: copiamos el afiche de Gaitán donde aparece con el brazo en alto… y le colgamos una cobija.

~~~

— Es urgente una frase de combate, algo así como: bienvenidos al futuro, de Gaviria… Es el tiempo de la gente, de Samper.

— La tengo: es el tiempo del indigente…

— Hay un detalle que no estaría por demás, por si lo piden: un programa de gobierno.

— Lo importante es que Ñero no se ponga a prometer cosas que no se pueden cumplir, como pan y techo… Que prometa pan, pero solito, sin mantequilla ni mortadela… Y que no prometa techo sino alero.

— Tenés razón, Tola… Todos los presidentes nos han desilusionado, menos Andrés, que no nos desilusionó porque con él nunca nos hicimos ilusiones.

~~~

— Allá en la esquina está Ñero… Alistá Maruja una moneda de 50 pesos, que a la fija nos vacuna… Y pongámonos los tapabocas, que con este solazo ese hombre debe estar güeliendo a carrizo de loca.

— Ole Tola, y pa que ganemos sobraos en la primera vuelta, ¿muy horrible si hacemos coalición con los desechables?

— El que se papea es el que conquiste a los pobres, que son 20 millones… Y a este paso, seguramente pa cuando sean las votaciones serán más.

~~~

— Lo más bonito de los pobres de Colombia es que son pobres pero honrados… ¿Vites Tola ese vigilante de Medellín que se topó un sobre con dólares y los devolvió?

— Eso lo que demuestra es que el dólar sí está muy devaluao.

Buscar columnista