Por: Tola y Maruja

NO nos consta

— Uf, Tola… Qué patoniada nos pegamos con esta recogida de firmas pa la reeleción del que sabemos.

— Es que La Picota queda muy lejos… Pero no te quejés Maruja, que nos están pagando bien: 200 pesos por firma recogida.

— Y además ganamos doble: nos pagan por los que firman y la Red de informantes nos paga por sapiar a los que no firman.

~~~

— Lo mejor es que los parroquianos firman con gusto, la única que nos insultó fue la Negra Piedá.

— ¡Como está de alzada con el triunfo de Obama!

— Oítes Maruja, ¿qué será lo que quiere la Negra?… Porque a este paso, muy ligerito nadie le va a parar bolas.

— Te juro Tola que yo tampoco entiendo a Piedá… Yo me pongo en las botas de Tirofijo y pienso: Home, una “causa” noble es que haiga justicia social… Pero si yo veo que mi nobleza incluye el secuestro y las minas quiebrapatas, pues…

— Es que una causa noble que incluya métodos no nobles entonces ni es tan noble.

— Sería una lástima que Piedá pierda su prestigio desagerando… En bemba cerrada…

— Nunca pensé que la Negra fuera a necesitar de las mismas goticas de Uribe.

~~~

— Pero Uribe está más mansito. ¿Vites Maruja que unos estudiantes niversitarios lo sabotiaron en Cartagena delante de invitados internacionales y Uribe muy calmado los invitó a dialogar?

— Claro que les habló con ese tonito de papá que le dice al hijo, sin que la visita oiga y tocándose la hebilla de la correa: “Ahora arreglamos”.

~~~

— Y el Presidente insiste en que la muerte de Tirofijo no fue del mango sino por las bombas del Ejército.

— Es que Uribe aborrece la muerte natural de sus enemigos… La única muerte natural que le gustó fue la muerte de la reforma política.

— Eso se sabía: Ya voy Toño que Uribe va dejar que le quiten las sillas que sus amigos lograron con sangre, sudor y lágrimas… de las víctimas.

~~~

— Pues que el Gobierno se vaya acostumbrando a la muerte natural de los guerrilleros: Jojoy tiene diabetis… ¿Vites lo acabado? Parece Íngris.

 — ¿Cuál Íngris?


— Pues Íngris, la que está secuestrada, la hija de doña Yolanda, la ex de Clara Rojas… Acordate: la flaquita de pelo lacio que lleva en la selva 4 años menos que el hijo del profesor Mon-callos.

 — ¿Cuál profesor?

— Ay Tola… Lo peor del olvido es que a uno se le olvida que está olvidando.

~~~

— Mejor hablemos de cosas pro-positivas… Tan galleta esa Ley que determinó que ya no hay hijos ilegítimos.

— ¡Qué bueno...! ¿O sea que Uribe sí es el padre legítimo del cohechito que tuvo Yidis?

 — Verdá Tola, ¿qué fue de la vida de Teodolindo?

— Muy aburrido… Dice que prefiere una tumba en Caicedonia que una Notaría en Bogotá.

~~~

— Esperate Maruja… ¿Está temblando?

— Boba, quedates sicosiada desde el temblor en Bogotá… ¿Dónde te cogió?

— Me agarró en la casa de mi prima Fulvia… Cuando empezó a temblar me metí debajo de una cama… Y figurate Maruja que me pillé una cosa: Fulvia no barre debajo de las camas.

— ¿Fulvia era la que tenía un sobrino mafioso?

— Claro, Argiro… Más traqueto que hastai… ¿Ya lo vites que salió en El Cartel de los sapos?

— Muy buena esa telenovena, y uno reconoce los personajes de la vida real.

— Todos los colombianos la estamos viendo a ver si salimos ahí.

~~~

— Sea como sea, Uribe es muy noble: le mandó decir a Jojoy que si se entrega le da trabajo en la campaña de la reeleción… Sería pa un afiche en que aparecería Jojoy antes, cuando gordo, y ahora… Y diría debajo de cada foto: Gobierno Pastrana, Gobierno Uribe.

Buscar columnista