Por: Tola y Maruja

No nos consta

— OITES TOLA, MUY GALLETA LA idea tuya de que visitemos al presidente Santos pa felicitarlo por este gobierno tan bueno… Pero ¿sí nos dejarán dentrar a la Casa de Nari, nosotras tan paisas?

— De Nariño, arrecordate que ya volvió a ser Casa de Nariño… Y no se te olvide Maruja que nos tenemos que hacer pasar por rolas y decir que nos llamamos Tolita de Vengoechea y Marujita de Urrutia.

~~~

— ¿Y qué vamos a decir de motivo de la visita?

— Que le tenemos un “Plan de choque” al Presidente pa crear empleo, que fue lo que él prometió.

— Repasemos la propuesta de los áules de comida.

— Áup-les, con Pe, montañera… Aprendé a pronunciar el inglés, ignoranta, animal de monte.

— ¿Cómo es la cosa?

~~~

 — Le vamos a decir a Juanma que así como esisten los áup-les de ropa, donde la venden más barata por algún disperfecto, un rotico o un descosido, pues por qué no poner áup-les de comida, donde los restaurantes cachés vendan la comida con errores.

— ¿Por ejemplo?

~~~

— Una carne medio quemaíta, unos camarones que se les pasaron de punto y quedaron cauchudos, un jugo de mandarina que se les amargó, un ponche que no subió, un cucayo…

— Pero ¿cómo funcionaría?

— Pongo un caso: al lado del restaurante de Jarry Sazón estaría el áup-les del mismo Jarry… Entonces las comidas con defectos las pasarían calienticas pal local de enseguida.

~~~

— Pero ojo que no serían sobraos sino los platos que los clientes del restaurante caché rechazarían sin probarlos, con solamente mirarlos.

— O si los cocineros tienen ética ni siquiera tratarían de embutirle al cliente el plato defectuoso sino que de una lo mandarían pal áup-les.

~~~

— ¿Y qué otros trabajos novedosos le podemos proponer a Juanma?

— Aquí en Colombia no hay cinqueras.

— ¿Cin qué?

— Cinqueras, el trabajo que hace la nieta mía que vive en Estados Unidos y que consiste en que las mujeres van a las discotecas y bailan con los hombres solitarios, y ellos pagan cinco dólares por pieza bailada.

~~~

— ¿Y eso no facilita la prostitución?

— No, porque tiene sus reglas: no se permite macizar y están prohibidas la lambada, la bachata, la champeta y el vallenato romántico.

— Entonces es un trabajo pilao.

— Ni creás… La primer vez que la nieta mía trabajó de cinquera pagó la bisoñada: cuadró con un tipo la bailada de un disco y cuando salió a la pista pusieron un mosaico del Cuarteto Imperial.

~~~

— Otro trabajo nuevo sería cuidar carros… de la Policía.

— ¿De la Policía?

— Claro… Supongamos que llega la Policía a la Comuna 13 de Medellín… Mientras hacen la batida, ¿quién les cuida la patrulla?

~~~

— Un trabajo que tampoco esiste aquí es domador de zapatos nuevos… Pa la mayoría de la gente es una tortura estrenar zapatos y agradecerían que se los entreguen ya domaos.

— Y un empleo que me sueño pa nosotras dos sería comisionistas de promesas: varias señoras se reúnen y nos pagan pa que subamos arrodilladas a Monserrate a pagar sus promesas.

— Al pelo: ganamos plata por un lado e indulgencias por el otro.

~~~

— Hablando de sacrificios, ¿vites Tola que el gobierno cubano quitó de la cartilla del mercado los cigarrillos?

— Es que los Castro se pusieron a pensar: ¿Pa qué cigarros si la gente fuma es después de comer?

* Alguien está suplantando a Tola y Maruja en Twitter… Ellas aún no están en esta red social… A los seguidores de esa cuenta pirata les pedimos exigirle al usurpador que devuelva el nombre.

Buscar columnista