Por: Tola y Maruja

NO NOS CONSTA


— OITES TOLA, ¿CÓMO TE PARECIÓ pues el mordisco que le pegó ese jugador uruguayo al italiano?
— ¿Y es que a vos te gusta el maldingo fúrbol?
— Ni cinco, pero me toca aplastarme a ver los berriondos partidos de Colombia con mi marido Ananías porque me da pesar verlo a él celebrando solito y sin quién le aviente la maicena.

— No siás desocupada, ¿vos le tirás harina?
— Y espuma… Pero no doy la ganga comprando tarros sino que pongo a hervir aguapanela y le tiro la cachaza.
— Yo la única gracia que le topo al fúrbol es que uno puede apostar… Ayer casi me gano la polla que estamos jugando con los policías del CAI: puse 180 condutores alicoraos y 250 riñas.

— Por radio un sicólogo esplicó que ese jugador mordió al otro porque en Uruguay comen mucha carne.
— Ah, con razón nuestros deportistas no muerden a nadie.
— Y ese muelón uruguayo había mordido antes a otros dos furbolistas… Y es tan concha que en Brasil pidió perdón y que él no lo volvía a hacer, que este italiano era el postre.

— Pero Tola, muchos dicen que el castigo pa este mordelón fue demasiao, que se les fue la mano, que parece una sentencia del procurador colombiano.
— Ahora verá que Petro le presta el balcón al uruguayo pa que se defienda.
— Por ahí se comentó ayer que el entrenador de Uruguay pensó remplazar al dientón ese por el presidente Mujica, que jugaría sin dentadura.
— Y precisamente Mujica justificó la mordida: que por qué tanta alharaca sabiendo que el jugador está vacunao.
— Pues Tola, viéndolo bien hubiera sido pior que le hiciera un chupao.

— El sicólogo dijo que ese muchacho seguramente tuvo una infancia difícil, sin rascaencías, tal vez muy solitario viendo noticias sobre licitaciones y mordidas.
— Y apostar que le recomendaron desfogar esa agresividá haciendo deporte.
— Yo sí prefiero que una persona libere la rabia con palabras, diciendo por ejemplo: Te doy en la cara, voltiao… O trinando en el tuiter.

— Ole Maruja, ¿es cierto que mientras todos los colombianos celebrábamos el triunfo de la Seleción, equis persona trinaba furioso contra Santos y los diálogos de La Habana?
— Figurate, con razón dicen por ahí que “más aburrido que Uribe en un país en paz”.

— Ya que le metites política, ¿es verdá que Zurriaga chuzaba a Pachito?
— Al jaker de Oscariván le pillaron correos de Pachito con asuntos privaos: una carta al Niño Jesús, una solicitú de afiliación a Panaca, una consulta a la embajada francesa preguntando si es cierto que la cigüeña trae los bebés de París...
— Pobre Pachito, ahora no falta sino que Álvaro le salga con que el candidato uribista pa la alcaldía de Bogotá se descogerá en una convención.

— Ay Tola, hablemos de otras cosas, estoy de política hasta el cogote… Oí que Colombia piensa poner una planta nuclear.
— Y los ecologistas están pidiendo que el contrato se lo den a los Nule.

— ¿Supites de esa pizzería italiana que está entregando los domicilos con drones?
— Uy Maruja, al pelo pa vos: no le tenés que dar propina al dron y le podés meter billetes falsos.

— Ve Tola, ¿y qué me opinás del bochinche entre los magistraos de las Altas Cortes por el famoso “yo te elijo, tú me eliges, nosotros nos elegimos”?
— Es que no se le puede pedir perfeción a los jueces: no se nos olvide que son abogaos… Y del abogao, el sombrero.

— Mirá Maruja, esos dos colombianos agarraos a puños.
— Seguramente ganó Colombia.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Tola y Maruja

Carta al presidente Santos