No nos dejemos arrebatar esas banderas

Noticias destacadas de Opinión

Una de las grandes incógnitas que alberga este columnista es ¿por qué los de centroderecha y centroizquierda, aquellos que defendemos la democracia y libertad de empresa en Colombia, nos hemos dejado arrebatar por parte de la izquierda las banderas del medioambiente y del modelo económico? La concienciación ecológica no puede tener ni género, ni ideología, ni condición social. Una encuesta europea reciente refleja que la conciencia ecológica aumenta, así como la percepción de que el medioambiente incide directamente en la vida cotidiana y de que los factores sociales y medioambientales deberían influir tanto como los económicos a la hora de medir el progreso de un país. Para muchos, incluyendo al autor de esta nota, es el momento de entrar de lleno en el uso de energías limpias. Cuando las grandes empresas de energía están abandonando minas y yacimientos por su elevado costo económico y ecológico, el seguir apostándoles a los combustibles fósiles porque tenemos amplias reservas, como lo hacen muchos en el Gobierno, nos parece de una miopía ecológica y política inverosímil.

En relación con la bandera del modelo económico, en reciente intervención, el senador de extrema izquierda Iván Cepeda manifestó: “Vale la pena discutir aquí, como ya se dijo, el asunto del petróleo y de las fuentes de energía. Cuál es el problema del petróleo hoy, el problema del petróleo hoy en Colombia es que tenemos como país reservas petroleras para los próximos cinco años, en cinco años se van a agotar las reservas petroleras de este país. Por lo tanto, y no es un asunto menor, se van a agotar las fuentes de ingreso del Estado, por ese modelo que tenemos, porque tenemos unas finanzas públicas que en buena parte dependen de esas fuentes. Entonces la discusión que ha planteado Petro del cambio, de la reconversión de las fuentes de energía, no es un problema que se le haya ocurrido de manera caprichosa, sino que de ese modelo depende obligatoriamente el futuro del país. Entonces vamos a tener que discutir con esos sectores estos problemas”.

Los expertos creen que a la luz de un creciente déficit de cuenta corriente, un aumento del déficit fiscal, una desaceleración de la actividad económica y la posible pérdida del grado de inversión, la situación económica del país se va a complicar de manera grave, haciendo necesario un ajuste estructural en la matriz de crecimiento. El modelo de exportar combustibles fósiles para seguir importando comida está mandado a recoger. Y no solo es que se acabe el petróleo, y mucho menos el carbón: es que en menos de una década el petróleo va a valer muy poco y el carbón casi nada. ¡La bandera de desfosilización no es, ni podemos dejar que sea, una bandera exclusiva de la izquierda!

Apostilla. En el artículo de la semana pasada, este columnista proponía la expropiación y venta de la empresa Monómeros Colombo-Venezolanos para entregar los recursos a las víctimas de las Farc y el Eln. Muchos lectores me han dejado saber que, si bien dicha empresa le pertenece al Estado venezolano, el manejo actual no es de Maduro y sus esbirros: lo tiene la junta nombrada por Juan Guaidó, el presidente encargado de Venezuela. El Gobierno de Colombia facilitó todas las condiciones para transferir la administración de Monómeros, y fue así como en abril de 2019 se inició la recuperación de esta compañía cuya contribución económica y social es de gran importancia para el país.

Comparte en redes: