Por: Cartas de los lectores

No se debe jugar con la institucionalidad

No puede ser que por “perseguir decididamente los criminales que buscan desestabilizar el país” le apliquen, congresistas amigos de la institucionalidad, moción de censura a un ministro que cumple con su deber. Viniendo así a configurarse la fabricaciòn de un anillo que le cae de perlas a los que desde hace un buen tiempo le quieren apostar a hacerle la vida invivible al presidente Duque: aquellos que quieren cambiar el orden y las reglas que imperan en Colombia, todas ellas inscritas en la Constitución del país. Y pensar, asunto que es desafortunado, que esas fuerzas deben estar felices con lo ocurrido al ministro, pues ello entra con perfección de relojero a sus objetivos de brusca y estridente oposición al gobierno Duque.

Y me digo: ¿qué culpa tiene un ministro de Defensa de que espíritus protervos estén reclutando a la fuerza menores de edad para sus malhadados fines, todos en la mira de desestabilizar la institucionalidad? Desafortunado y triste que delincuentes los llevaron al delito y perdieron sus vidas.

Es francamente desafortunado para Colombia que congresistas de los partidos políticos que defienden la institucionalidad, y que le dan el visto bueno al modelo de economía que existe, le generen procesos de crisis e inestabilidad al poder ejecutivo, olvidando que todo ello es entregarle oxígeno muy puro a las a las fuerzas que quieren provocarle una vueltacanela a la libertad y orden que impera; que nos puede llevar a ser otro país donde reine el totalitarismo: que ponen en estampida brutal a las naciones, por querer cambiarlo todo de un día para otro, en un santiamén.

No son paulatinos y suaves con la cristalización de las ideas transformadoras que dicen tener.

Eso de acabar con las libertades políticas y económicas es toda una pesadilla muy asustadora y triste para las familias.En América hay fatales pruebas al respecto.

Indicado el momento para decir que el Congreso ha sido inferior en su respuesta institucional a la nueva dinámica que el gobierno Duque le quiere dar a sus relaciones con el poder legislativo, ya que quiere erradicar ese perverso mecanismo de la mermelada.

Rogelio Vallejo Obando.

Envíe sus cartas a [email protected].

890568

2019-11-12T01:00:10-05:00

column

2019-11-12T03:00:01-05:00

[email protected]

none

No se debe jugar con la institucionalidad

41

2426

2467

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Paro para modernizar el Estado y la economía

Que no sea interminable

24-D, ¿noche de paz... o paro?

De Drummond sobre declaración de Blanco Maya

Dos cartas de los lectores