Por: Patricia Lara Salive

No todo lo de Duque es malo

No todo es malo en este Gobierno. Y hay que decirlo. La entrevista que el alto consejero para el posconflicto, Emilio Archila, le dio a la revista Semana es una prueba de que algunos funcionarios que el presidente Duque ha nombrado están comprometidos con llevar a buen término el proceso de paz, cumplir la palabra empeñada entre el Estado y las Farc, y sacar adelante el Acuerdo de La Habana.

Este alto consejero, que reemplazó en sus funciones a Rafael Pardo, sostiene, por ejemplo, que el presidente no sólo “cumplirá con lo pactado”, sino que, además, “ve una oportunidad de cerrar las brechas en las zonas históricamente más afectadas por la violencia”.

¿Ello quiere decir, doctor Archila, que Duque va a impulsar la Reforma Rural Integral acordada en La Habana? ¿Y, si es así, por qué el Gobierno parece querer permitir que dicho proyecto duerma en el Congreso el sueño de los justos?

Archila agrega que el presidente sabe que él “votó por el Sí en el plebiscito de paz y eso lo ve como una ventaja”. Añade que Duque dijo “que el cumplimiento del Acuerdo, en lo sustancial, se debe hacer con o sin acuerdos”; que “ninguna de las reformas constitucionales que Duque ha presentado toca una sola coma de lo que se pactó”; que “en cada uno de los frentes del Acuerdo” saben la ruta que se debe seguir; que tienen claro “que la estabilización de las zonas más afectadas por la violencia se dará en un lapso más o menos de diez años”; que ese tiempo les “permitirá acabar con las condiciones que permiten reciclar la violencia”; que la visita a Pondores que Duque les hizo a las ex-Farc fue “espiritualmente muy impresionante”; que “el presidente respondió todas las 20 preguntas que tenían los exguerrilleros”; que “durante el encuentro Joaquín Gómez le dijo que era muy esperanzador y que quedaban con gran ilusión”; que “la comunidad internacional siente tranquilidad con la seriedad del presidente”; que “el mensaje que trasmitió en su visita él ya lo había hecho público” y es que “se va a cumplir el Acuerdo de Paz con las Farc”; que “el Consejo de Seguridad apoyó de manera unánime el proceso”; que éste “tiene un significado para los colombianos, pero también para el mundo”; que “la implementación tiene un número de frentes muy amplio” y ahora están tratando de entender “hasta dónde llegó, mirar qué se debe hacer en cada uno y planear ejecuciones durante los próximos años”, y que “la identificación de dificultades presupuestales no es una manera de excusar que no se va a cumplir”.

Finalmente, ante la pregunta sobre si tramitarán los proyectos que quedaron colgados en el fast track, Archila responde que sí; que “el presidente ha dicho que es un hombre de palabra”, que “los desarrollos legales que están pendientes se van a hacer” y que “existe una negociación entre el Estado y las Farc, y cuando hay un acuerdo entre dos partes, cuyo cumplimiento se extiende por 15 años en temas tan complejos, es indispensable que existan instancias de diálogo”.

¡Qué distintas y reconfortantes suenan estas palabras del nuevo zar del posconflicto si se comparan con los gritos proferidos por la senadora Paloma Valencia en el sentido de que “¡ganó el No, y ganó el presidente que representaba el No!”. ¿Y saben dónde las gritó? En una reunión privada cuyos asistentes eran, entre otros, los senadores Álvaro Uribe, Carlos Antonio Lozada del partido FARC, Iván Cepeda, Gustavo Petro, Roy Barreras, Angélica Lozano y Paloma Valencia.

¡Qué vueltas que, para bien, da la vida!

www.patricialarasalive.com, @patricialarasa

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Patricia Lara Salive

Preguntas para el presidente y el fiscal

Uribe, Petro, FARC, vuélvanse a sentar

Háganle justicia a Galán

Mejora, presidente Duque

Cualquiera es mejor que él