Por: Alberto Donadio

Nobelbrecht

Solamente hay espacio para comentar dos puntos de la defensa de Juan Manuel Santos ante el Consejo Nacional Electoral por el escándalo Odebrecht. Afirma Santos: “Odebrecht hasta diciembre de 2016 era reconocida como una de las firmas de ingeniería más prestigiosas del mundo. Ninguna entidad de control ni medio de comunicación en Colombia o en el mundo se había referido a algo malo de esta empresa”. Falso de toda falsedad. El 19 de junio de 2015 la policía de Brasil detuvo a Marcelo Odebrecht, presidente de Odebrecht, acusándolo de pagar sobornos a políticos en el escándalo de Petrobras. La noticia se divulgó en Colombia y en todo el mundo. Marcelo Odebrecht fue condenado a 19 años de prisión en marzo de 2016 (luego rebajados a 10 años). Si Santos falsea la verdad en cuanto a fechas fácilmente comprobables, ¿qué credibilidad pueden tener otras afirmaciones suyas referidas a hechos más complejos?

Afirma Santos: “No hay ninguna prueba de que el presidente haya hecho algo indebido”. En abril de 2016 Santos incluyó en la terna para fiscal a Néstor Humberto Martínez. Era un hecho público que se trataba del abogado de Luis Carlos Sarmiento Angulo, socio de Odebrecht en Colombia. Para esa fecha el presidente de Odebrecht ya estaba condenado por sobornos en Brasil. No solamente era indebido sino inmoral facilitar la llegada de Martínez al cargo de fiscal, pues se podía sospechar que si Odebrecht pagó sobornos en Brasil pudo haber hecho lo mismo en otros países y entonces, eventualmente, quien debía investigarlos como fiscal era un subalterno del socio de Odebrecht en Colombia. Con lo que sabemos hoy es claro que aun si Martínez como fiscal no favoreció a Sarmiento, es vergonzoso que Santos hubiera puesto en la terna al abogado del socio de una compañía internacional ya condenada por sobornos en su país de origen. Ese abogado no podía ser un fiscal independiente e imparcial frente a los negocios de Sarmiento y de Odebrecht. Martínez fue desleal con la opinión nacional pues una vez destapados los sobornos en Colombia ocultó que él manejó el reclamo de Sarmiento contra Odebrecht por el robo de $30.000 millones. Algunos consideran que esa suma correspondía a sobornos. No importa, robo o sobornos, igual era un ilícito y Martínez no reveló voluntariamente ese hecho cuando la Fiscalía se dedicaba a acusar a Otto Bula, el Ñoño Elías, Musa Besaile, Federico Gaviria y tantos otros que no eran allegados al Grupo Aval. El contrato de transacción solamente se conoció a mediados de 2018 en la columna de María Jimena Duzán. Según Santos él “no tiene nada de qué defenderse ni ante la justicia ni ante el tribunal de la opinión pública”. Es cierto. No tiene nada de qué defenderse pues el tribunal de la opinión pública ya lo sentenció por permitir que llegara al cargo de fiscal general un subordinado del conglomerado financiero socio de una compañía ya condenada por sobornos.

890169

2019-11-09T00:00:36-05:00

column

2019-11-09T01:01:15-05:00

[email protected]

none

Nobelbrecht

11

3006

3017

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Alberto Donadio

Democracia

El bisabuelo de Enriquito

Juan Pablo Liévano

“The Lehman Trilogy”, una obra de arte

Besaile y Carebilla