Por: Antonio Casale

Nos siguen pegando abajo

Más allá de que nuestro folclorismo arraigado dé pie para que pasen estas cosas en nuestro torneo, las curiosidades de la semana, más allá de ser chistosas, deberían convertirse en puntos de reflexión para que quienes responden como El Pibe en torno al estado del fútbol colombiano, “todo bien, todo bien”, se den cuenta de que hay mucho por mejorar.

“Un árbitro tan gordo no puede pitar”, declaró Cheché Hernández en torno al juez Leonardo Jaimes, quien impartió justicia en el juego entre La Equidad y Cali. Más allá de las decisiones puntuales y de la bronca del entrenador de los azucareros, Cheché tiene razón, se supone que antes de cada torneo los jueces son sometidos a prueba físicas y de conocimiento del reglamento para ser escogidos en la lista de árbitros para primera división. En la categoría élite de cualquier deporte el buen estado físico es fundamental, aplica para jueces y sobre todo para los mismos futbolistas, más de uno parece protagonista de un torneo interempresas.

A punta de “raspado” de mora agredieron a Carlos González Puche, de Acolfutpro, en el estadio de Cartagena, mientras presenciaba una práctica del equipo local. Parece chistoso y colegial, pero no lo es, claramente estaban provocando a quien, con errores y virtudes como todos los seres humanos, lo único que busca es que los jugadores sean tratados como empleados normales. Si eso les duele a los dueños de los equipos y el negocio es tan malo que no da ni para pagarle a la nómina, pues que se retiren y listo.

Ídolo de multitudes, ejemplo de sacrificio y de buen estado físico, en lo personal, hay que reconocerle todo a Antony de Ávila, como él, pocos dentro y fuera de la cancha. Como estrategia de mercadeo, logró llevar quince mil hinchas al estadio, seguro que él puso muchos de ésos. Pero, no habla nada bien de nuestro fútbol que a los 45 años un jugador se ponga los cortos y sea capaz de generar una falta cerca al área y hasta encuentre el espacio para disparar al arco.

Un gordo y un viejo en las canchas, más un atentado a punta de “raspado” de mora, hechos que enlodan los tres goles de Teófilo Gutiérrez, el triunfo de Nacional a domicilio, la solidez del Huila en la punta o los tres puntos obtenidos de visitante por Santa Fe después de casi un año. Como diría el cantante argentino Charly García, “nos siguen pegando abajo”.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

La Copa Davis y Twitter

La ex de mi amigo

Sueños cumplidos pero...

Salida indecorosa, futuro incierto

Técnicos extranjeros en la Liga