Por: Claudia Morales

“Nuestros ríos han sido violados”

1.500 personas en Timbiquí, Cauca, han sido diagnosticadas este año con malaria. Dijo la alcaldesa de ese municipio del Pacífico, Yadira Amú, que los medicamentos que le entregó la Gobernación se acabaron este mes y que el Ministerio de Salud no está atendiendo la emergencia. Además, en esa zona, no se ha practicado ni una sola prueba de COVID-19.

El Hospital San Francisco de Asís, en Quibdó, Chocó, está cerrado porque cinco de sus trabajadores están contagiados de COVID-19. Solo está atendiendo urgencias vitales de ginecobstetricia y cirugía general. Ese es el único hospital público en todo el departamento.

Todos los días el Pacífico es noticia, pero no es la prioridad de la agenda informativa. Desplazamientos, combates entre bandidos, robos de tierras, carencias en los sectores de salud, educación e infraestructura… póngale el nombre al problema y allá lo encuentra.

Hoy no voy a llenar esta columna con cifras sociales sobre las que ya he escrito. Lo que quiero es darle este espacio a una voz: la de Mary Grueso, la mujer que con sus narraciones quiere construir sociedades capaces de respetar la identidad del otro y eliminar los paradigmas sociales injustos. Ella nació en el corregimiento de Chuare Napi, en el departamento del Cauca. Esto nos dijo en una entrevista para el episodio 26 de Árbol de libros, el podcast:

Sobre la segregación: “Las personas insisten, no todas, en buscar escala de valores de acuerdo al color de la piel. Esa es una forma de sentirse superior al otro. Por eso hacemos trabajos sobre el autorreconocimiento, porque hasta por eso trataron de que no nos sintiéramos orgullosos, indicando que todo lo que los negros hacíamos era malo. Cuando yo me reconozco, valoro quien soy, el tono de mi piel, mi raza, mi cultura. Ese es un trabajo muy duro”.

Sobre el destierro: “Como maestra y como poeta he querido mostrar las circunstancias de perder mucha parte de nuestra cultura por los desplazamientos, porque cuando vamos a otros lugares nos toca acomodarnos a la cultura de los otros o, de lo contrario, quedamos en el piso. Estamos pariendo día a día, y malpariendo nuestra cultura. Nos ha tocado parir, para ir dejando las huellas en cada paso, y nos ha tocado malparir nuestra cultura, cuando ha sido rechazada. La misma literatura afrocolombiana, la gente la cree de menor categoría porque dicen que no es una poesía universal”.

Sobre su poesía: “Trato de mostrar la belleza del Pacífico, pero también trato de mostrar en mi poesía los cambios, las dificultades, el arrasamiento de nuestra naturaleza, cómo nos violan los ríos. Nuestros ríos han sido violados para sacar de sus entrañas el oro y nosotros seguimos en las peores condiciones, más pobres. Se llevan los frutos y nos dejan a nosotros la basura. Nos quitan lo que tenemos y para colmo nos desacreditan. Si analizan mis textos, además de la parte estética, van a encontrar otros mensajes, hay denuncias sociales”.

En tres respuestas, Mary aclaró el pasado y el presente del Pacífico: segregación racial, desarraigo cultural y violencia. Demuestra también que el sistema social y político centralizado castra; en vez de crear, condena al olvido, perpetúa la desgracia, permite el robo de los recursos y de los sueños.

Lo anterior explica por qué el llamado de la alcaldesa de Timbiquí y la crisis hospitalaria del Chocó quedarán como un par de líneas lejanas en cualquier medio. Por eso es importante la existencia de Mary Grueso, de mujeres y hombres como ella, que se resisten a condenar al Pacífico al olvido del que sobrevive.

@ClaMoralesM

* Periodista.

920656

2020-05-21T18:37:30-05:00

column

2020-05-21T18:37:30-05:00

jrincon_1275

none

“Nuestros ríos han sido violados”

38

3822

3860

1

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Claudia Morales

Para qué sirven $3.350 millones

La cara maluca del mundo de los libros

Morir de hambre o de COVID-19

“Ni maricón, ni marginado, ni inmigrante”

Los niños no importan