Por: Mario Morales

Nueve meses

No le va bien al alcalde Petro en las encuestas.

Tampoco le va mal, dirán los más optimistas. La verdad es que hay un empate técnico en la percepción del manejo general de la ciudad y en temas específicos, como movilidad, seguridad, educación, según la más reciente encuesta del Centro Nacional de Consultoría, publicada por CM&.

Donde hay mayoría significativa, 58%, es en el manejo honesto y transparente de la capital. Pero el indicador en que la encuesta no le hace justicia a Petro es el tema de seguridad, si lo comparamos con los estudios de percepción y victimización de la Cámara de Comercio, conocidos hace una semana.

Mientras en el sondeo del CNC el 51% desaprueba el manejo en ese ítem, la percepción de inseguridad, según la CCB, descendió 19 puntos, al pasar del 57% a mediados de 2011 al 38% en el primer semestre de este año. Y el indicador de victimización fue de 32%, muy por debajo del promedio histórico.

Claro, siguen el robo de celulares, el atraco callejero, el microtráfico, la incidencia social de los delitos sexuales y la estigmatización de localidades. No obstante, una vez más es menester poner de relieve la disminución en la tasa de homicidios, que es de 16 casos por cada 100.000 habitantes, el nivel más bajo en 30 años.

Es cierto que el nivel de denuncia, el 31%, aún es bajo; como lo es que las narrativas del miedo, esas emisiones del mediodía por ejemplo, cumplen su tarea de incidir en las sensaciones ciudadanas, o que la comisión de delitos nunca será justificable mientras se sigan presentando en algún porcentaje.

Endeudado en movilidad, comunicación o simpatía, Petro paga los platos rotos por el panóptico de que es objeto. Redes sociales, medios (a veces con inquina) y hasta gobierno central (vía Gina Parody) lo tienen en la mira. Sólo con resultados concretos, como en seguridad, podrá mejorar en las encuestas.

Mario Morales / @marioemorales

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Diez razones, 100 días

Esos oscuros intereses

Somos mayoría

No los toman en serio

Constructores de ruinas