Por: Mario Morales
El país de las maravillas

Nunca entendieron

Escucha "Nunca entendieron, por Mario Morales" en Spreaker.

No han entendido nada. Mientras los movimientos sociales avanzan en el mundo, los políticos y un sector de la academia se quedaron a la vera del camino, viéndolos pasar, para luego salir a hacer lo único que saben: etiquetarlos con las categorías que reivindican el viejo orden con el pretexto siempre tardío de comprenderlos.

Por eso andan tan preocupados por definir el centro, como si se tratara de un lugar al que hay que ponerle coordenadas y, en el peor de los miedos, límites. Lo conciben como un fenómeno inerte, que posa para la foto, y no como un proceso cambiante que reniega de las caracterizaciones, estándares y preconcepciones. Por eso fallan las estrategias de comunicación y las encuestas.

No pasa lo mismo en otros sectores marcados por el pasado. Ni siquiera en el uribismo light, como lo llama Petro, a pesar de que unas veces es conservador; otras, liberal; otras, caudillista, dependiendo del plato de lentejas servido. En esencia es un uribismo clientelista y gubernamental que se pone y quita la camiseta a conveniencia, y tras el cual se esconde el uribismo vergonzante.

También hay uribismo descafeinado, bajo en calorías, como el de campaña que recitaba en medio de bostezos el mismo responso anacrónico fundacional. Sobrevive un uribismo hiperproteico que no sabe dónde gastar sus energías más allá del insulto y el atropello, y hay un uribismo radical que, como decían las abuelas, no oye, no ve, ni entiende.

Quizás por eso, el senador Uribe tuvo que salir a exponer el uribismo de “extrema derecha”, fundamentado en el oportunismo del Estado de opinión que se puede camuflar, con arreglo a fines, en Estado comunitario o en populismo trasnochado, bajo la enseña de corazón grande.

Algo similar vive la izquierda, que a veces es baja en grasas, para encontrar alianzas; otras veces es dura, si ejerce oposición, y está o estuvo la izquierda radical, que vive de un pasado glorioso que no existió.

Frente a la impredecibilidad de los movimientos sociales, a esos grupos desuetos solo les queda rogar por la vuelta al pasado, con categorías dominantes y mansos partidos, negados a entender que su tiempo ya pasó.

@marioemorales y www.mariomorales.info

889584

2019-11-06T00:00:02-05:00

column

2019-11-06T10:42:46-05:00

[email protected]

none

Nunca entendieron

17

3068

3085

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Dulces, terror y máscaras

Nadie nos lo quita

El año en el que nos devolvimos

Personajes y antipersonajes del año

De resaca en resaca