¿Obama o McCain?

El triunfo de Barack Obama en las elecciones primarias del Partido Demócrata da inicio a la recta final de la campaña presidencial de los Estados Unidos. Desde Colombia muchos se preguntan cuál de los dos aspirantes será mejor para los intereses del país.

Hay quienes piensan que McCain sería preferible, pues tiene una larga experiencia en temas de seguridad, ha apoyado el Plan Colombia y es partidario del Tratado de Libre Comercio. El aspirante republicano tiene una visión geopolítica que se enmarca en una cierta continuidad, pero también en elementos de cambio. Por ello no puede presumirse que si McCain gana las elecciones será lo mismo que hemos tenido en los últimos años. Es muy probable que, también en ese escenario, se produzcan modificaciones en la política internacional de los Estados Unidos en la región. McCain traerá una nueva visión, con nuevas prioridades y otros énfasis.

Obama tiene menos experiencia internacional, no es un especialista en temas de seguridad y se ha manifestado contrario al TLC con Colombia. Pero tendrá, muy seguramente, una amplia mayoría en el Legislativo, lo que le dará un margen de maniobra cómodo para ejecutar sus políticas. Desde que los Demócratas controlan el Congreso hemos podido apreciar los límites reales del Poder Ejecutivo en la democracia americana. A pesar de la férrea voluntad del presidente Bush, el Legislativo tiene los medios y la capacidad de bloquear el avance de proyectos claves para la administración. Por ello Obama, respaldado por una sólida mayoría parlamentaria, puede resultar eficaz y tener más flexibilidad que un presidente republicano arrinconado por una mayoría opositora.

Diplomáticamente Colombia no puede posicionarse en un escenario en el cual sus prioridades estratégicas queden comprometidas por el resultado electoral. Hay que ganar con ambas opciones. Tenemos que convencer a las dos campañas de que Colombia es un activo importante para los Estados Unidos en la región y que existen nuevos potenciales para profundizar la relación bilateral. Sería un error diplomático que el resultado de las elecciones presidenciales de noviembre significara un deterioro en la calidad de los vínculos entre los dos países.  

Miguel Gómez M.  Director ejecutivo AmCham Colombia. Bogotá.

Piedad

Si políticos con vínculos con los paramilitares han sido expulsados de sus partidos, ¿cuál es la razón para que quien se alía con otros grupos delincuenciales armados no reciba el mismo tratamiento? Las palmaditas y regaños a la senadora Piedad Córdoba, que el ex presidente Gaviria cariñosamente le propina, se constituyen en una burla a la sociedad ofendida y agredida por el accionar terrorista de las Farc, a las que la senadora, no a escondidas, sino pública y abiertamente les profesa admiración.

No se entiende que, conocidos los nexos de la senadora Córdoba con los terroristas, a más de su accionar en contra de la patria, su irrespeto, ofensas y actos atentatorios contra la institucionalidad colombiana democráticamente constituida, permanezca amparada y protegida en el seno del Partido Liberal. ¿Con qué autoridad pide el ex presidente la silla vacía en el Congreso, si la que tiene la senadora en su partido permanece, ocupada y cómodamente abullonada?

Ricardo Buitrago Consuegra.Barranquilla.

Galeón

Quisiera hacer la siguiente aclaración con respecto al excelente artículo sobre el naufragio y la situación actual del Galeón San José. Se señala que entre las personas que estuvieron interesadas en participar en el rescate del Galeón se encontraban “los tripulantes del submarino francés Nautile, famoso porque había localizado el Titanic a casi 4.000 metros de profundidad en el Atlántico Norte”. Aunque en un principio un equipo francés participó en la búsqueda del Titanic, el verdadero descubridor del sitio del naufragio fue el oceanógrafo estadounidense Robert Ballard, quien gracias al submarino no tripulado Argos, llegó al sitio del hundimiento el 22 de agosto de 1985.

David Figueroa. Bogotá.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Lectores opinan

La cofradía del santo reproche

No entiendo por qué no entienden

Al oído de los conjueces

De igualdades y discriminaciones

De Julio Londoño sobre una columna