Por: Cartas de los lectores

Ocultar la muerte

Felicitaciones al sociólogo Alfredo Molano por su interesante columna titulada “Ocultar la muerte” (El Espectador, julio 8, 2012).

Al respecto considero que la suspensión de las corridas taurinas, en la Plaza Santamaría de Bogotá, por parte del alcalde, es apenas un infinitesimal punto del iceberg. Los consumidores no sospechan del “horrible maltrato” que reciben los animales en los mataderos y frigoríficos.

¿Cuánto tiempo tardó la humanidad para reconocer los derechos de la raza negra? ¿Cuánto tiempo tardó la humanidad para reconocer los derechos de la mujer? ¿Cuánto tiempo más debe transcurrir para reconocer el derecho a la vida y al buen trato animal?

La solución por supuesto no es ocultar la muerte, ni suspender las corridas. La solución de fondo es tomar conciencia de las nocivas consecuencias para la salud del consumo de carne; está comprobado que nuestro sistema digestivo es ineficiente para procesarla. Se reconocen los severos daños renales que afectan la producción de glóbulos rojos, disminuyen la capacidad purificadora del riñón, alteran el equilibrio entre el sodio y el potasio, acidifican el organismo, así como trae predisposición al comportamiento agresivo y violento. La eterna discusión entre veganos y carnívoros por la obtención de la vitamina B12 se ha superado al identificarse que algunos vegetales la suministran. Las toxinas, disparadas por el estrés del sacrificio, van directo a la bandeja en diferentes formas: asadas, a la plancha, sudadas, a la criolla.

Como si lo anterior no constituyera suficiente razón para dejar de consumir carne, vale la pena reflexionar acerca del importante aporte emocional de las mascotas para niños y adultos. Esa porción de carne que disponemos en el plato alguna vez formó parte de un animal que tuvo vida y al cual no le dimos la oportunidad de desarrollar sus inteligencias, sentimientos y capacidades para sorprendernos y darnos su compañía. Es increíble que algunos animales como el cerdo desarrollen sorprendentes capacidades exhibidas en cautivadores shows para niños y adultos. Además, la actividad ganadera es una de las principales fuentes de contaminación del agua y del aire.

La solución más sana, frente al maltrato animal, es eliminar de la dieta humana el consumo de todo tipo de carne.

César Tulio Franco. Zootecnista arrepentido. Cali.

Envíe sus cartas a [email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores