Ojo con colapsar internet

Noticias destacadas de Opinión

¡Cuidado! En esta época de cuarentena, estamos abusando del uso de internet, recurso aún escaso a escala social, en momentos en que se requiere su uso responsable.

Desde luego, el esparcimiento es una necesidad en el encierro domiciliario. Gracias a internet y las herramientas digitales, el confinamiento es llevable para quienes cuentan con acceso:  ver series y películas por Netflix,  chatear con los amigos y la familia, discutir de política y paz, lanzar todo tipo de hipótesis acerca de la pandemia y su impacto en la economía, son actividades a la orden del día. Y no falta el humor, tan necesario en este contexto de gran incertidumbre y ansiedad.

Sin embargo, se ha disparado el envío de videos, la mayor parte en el ámbito del ocio, así como el “streaming” y el uso innecesario de cámara en las reuniones

En consecuencia, las empresas de telecomunicaciones que ofrecen los servicios de conectividad están alarmadas: a la par del crecimiento del número de contagiados, el uso de internet, en términos de su métrica propia, se ha duplicado en solo unas pocas semanas. Con ello, se corre el peligro de reducir la capacidad disponible para las actividades prioritarias.

Es la primera pandemia de alcance global en la era de internet móvil, la nube y la inteligencia artificial. Mas o menos 4.500 millones de personas acceden a internet a escala mundial.  En Colombia, según MinTic, unos 31 millones de colombianos cuentan con acceso. Es un recurso escaso y deben establecerse prioridades.

¿Cuáles son las actividades prioritarias? Sin duda, las relacionadas con el teletrabajo, las del tele-estudio, las relacionadas con la salud y, por supuesto, las necesarias que los hogares adelantan  (abastecimiento, gestiones bancarias, por ejemplo).

Téngase en cuenta, para calibrar la dimensión de la necesidad de “espacio digital requerido”, que en Colombia hay algo mas de diez millones de estudiantes en la educación básica, media y secundaria, y 2,5 millones de matriculados en la educación superior. Y, sobra decirlo,  veintipico de millones que integran la oferta laboral.

Las tres recomendaciones en estas semans (¿meses?) de confinamiento:

1. Quien quiera ver películas, bájelas por la noche y almacénelas en su disco duro y véalas off-line cuando le plazca. ¿Por qué por la noche? Simplemente porque son horas en las que no hay congestión.

2. No intercambiar videos en las horas pico. Particularmente, en las actividades del ocio; hay que buscar programar encuentros nocturnos.

3. En las reuniones (de trabajo, estudio, o de esparcimiento, en las que se utilizan aplicaciones como Zoom o Teams, utilizar el audio y, solo en caso de necesidad, la cámara).

No podemos sumarle a la crisis de la COVID-19 el uso no respnsable de internet. Podemos trabajar, estudiar y chatear de manera más inteligente, para el bienestar de todos.

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.