Ojo por ojo

Noticias destacadas de Opinión

La palabra talión, la de la famosa ley, proviene de la palabra latina tale, que significa idéntico o semejante. De ahí que esa antigua ley sea uno de los pilares de la justicia retributiva. Curiosamente, la palabra retaliación también proviene de la misma palabra latina.

Y he ahí el problema: la ley del talión, que originalmente buscaba dar proporcionalidad a la justicia servida por algún daño recibido, derivó en la representación misma de la venganza eterna. Del ojo por ojo, del diente por diente.

 

Comparte en redes: