Por: Ana Milena Muñoz de Gaviria

Ajustándose a las nuevas realidades

Ante la adversidad, el mundo y los gobiernos se van acomodando a las nuevas realidades que aparecen, bien por las recientes votaciones o simplemente por cambios que se dan o decisiones que se toman.

En Estados Unidos poco a poco se han ido adaptando a la realidad de que Donald Trump será el nuevo presidente de ese país y es así como las noticias se centran en los nombramientos que viene haciendo y aún más en un nuevo estilo presidencial, irreverente y fuera de los parámetros tradicionales. No solo el pueblo tendrá que adaptarse, sino él en el cumplimiento de la Constitución y la libertad de expresión, pues es intolerante con la crítica. Todavía algunos protestan y están inconformes, pero no hay nada que se pueda hacer ante las reglas de la democracia.

La que ha tenido más dificultades con los cambios y los ajustes ha sido Inglaterra con la implementación del brexit, que primero fue demandado y ahora debe ser aprobado por el Parlamento. Hay tensiones todavía y hay una búsqueda de un camino para tener beneficios del mercado europeo sin pertenecer a la Unión Europea, como lo ha hecho Noruega. Será complejo, pues el camino es incierto

Colombia ha sido rápida y exitosa. Ha venido haciendo sus ajustes ante la derrota del Sí y el Gobierno asumió las banderas del diálogo y tomó las propuestas de los dirigentes del No. Estas fueron llevadas a Cuba a la mesa de negociación y en su gran mayoría fueron incorporadas en un nuevo acuerdo que ya fue firmado y que ya hace trámite en el Congreso, donde el Senado ya lo refrendó y la Cámara de Representantes lo estudia y se espera que también sea aprobado. El Consejo de Estado manifestó que se puede utilizar esa vía y no la de un nuevo plebiscito. Y es que los colombianos se han movilizado como nunca pidiendo la paz, a pesar de que algunos de los impulsores del No todavía siguen protestando por los procedimientos y pidiendo más, pues para ellos es insuficiente y no aceptan el nuevo acuerdo. Pareciera que, no importa lo que pase, nunca estarán de acuerdo, pues finalmente hay una consideración política: hacen parte de la oposición. En toda negociación hay que ceder para llegar a un acuerdo. Pero tal como van las cosas, pareciera que el 2017 se iniciara con la implementación del proceso de paz.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ana Milena Muñoz de Gaviria

Última columna

La polarización política en la región

Lucha contra una cultura de corrupción