Por: Óscar Alarcón

Alzate Avendaño

Quienes somos adictos a los libros visitamos con frecuencia las librerías de viejo, en donde se hallan verdaderas joyas.

No sólo por el libro en sí sino por lo que lleva consigo: las dedicatorias, los subrayados, las anotaciones que el lector les hace. En fin, un sinnúmero de cosas que cobran inmenso valor. Hace unos años, por ejemplo, adquirí en uno de esos sitios un libro de Gilberto Alzate Avendaño. Quién sabe de quién era anteriormente, pero allí encontré, perdida en una de sus páginas, las fotocopias de una carta de febrero de 1985 (seis páginas) de Antonio José Uribe Portocarrero dirigida a Álvaro Salom Becerra, novelista y escritor, quien preparaba, según se dice en la misiva, un libro sobre Alzate y, que sepamos, no lo concluyó.

Como sé de la admiración que le profesa el amigo y colega Orlando Cadavid Correa a tan importante dirigente conservador caldense, le hice llegar el documento que hace unos días comentó en su columna, a propósito de un aniversario más del fallecimiento de Alzate. Lo que le da valor es que allí Uribe Portocarrero (que era su amigo) relata los últimos días del dirigente conservador en la clínica de Marly: su presentimiento de que se acercaba la muerte, la llegada al centro asistencial, la búsqueda urgente de un sacerdote para confesarse, las dos inútiles intervenciones quirúrgicas que le practicaron.

Fue Alzate un dirigente político como pocos. Contestatario, no podía ser de izquierda y ni siquiera de centro. Creó su propio grupo político. Estuvo a punto de ser presidente de la República cuando se iba a elegir designado en el gobierno de Laureano Gómez (lo vetaron y eligieron a Urdaneta Arbeláez) y su prematura muerte impidió que fuera candidato durante el Frente Nacional. Su afición a la comida lo llevó a la muerte, cuando sólo contaba con 60 años. Por eso murió en estado de coma, un sábado 26 de noviembre de hace 56 años.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón

La banda presidencial

La consulta y las dietas

Núñez y Uribe

El nuevo país

Cambios de gobierno