Por: Nicolás Rodríguez

Antes de la memoria histórica

Para entender en su justa proporción la novedad del trabajo realizado por el Centro de Memoria Histórica lo indicado y conveniente es leer alguno de sus informes sobre masacres, desplazamientos, secuestros y desapariciones.

El panorama es desolador, como la memoria, pero el propósito es esperanzador. O eso nos dice (y hay razones para creerle) Gonzalo Sánchez, quien ha sido homenajeado recientemente con el Premio de Liderazgo por la Paz.

 Como todo es susceptible de alguna malquerencia, hay quienes consideran que en ese tipo de premios por la paz los amigos se felicitan entre sí, en una suerte de rosca del posconflicto. Frente a estos profesionales del cinismo (en cada cínico habita un idealista decepcionado, decía el gran George Carlin) el libro Guerra contra la sociedad es un buen antídoto. También es una lectura recomendada para los que simplemente no se han sentido interpelados por la idea misma de la memoria histórica.

 Publicado en 2001 por el sociólogo Daniel Pécaut, Guerra contra la sociedad contiene una recopilación de ensayos sobre la violencia colombiana que arrancan mal, terminan peor y además van in crescendo. El país estaba devastado, las guerrillas fortalecidas y los paras desbocados. El autor hasta nos previene en las últimas páginas sobre la llegada de una persona como Uribe, ante la imposibilidad para lograr un acuerdo de paz con las Farc. Lo más impactante que señalaba este libro, sin embargo, es la falta de reacción masiva ante el descenso al infierno y la degradación que adquirió el conflicto armado.

 La palabra víctima no era parte del diccionario emocional y la llamada sociedad civil no se decidía del todo a mostrar su empatía ante la indecible cantidad de crímenes y atropellos cometidos. Las voces de esas personas por las que en su momento no hubo la reacción que sí produjeron violencias como las de las dictaduras del Cono Sur son la materia prima de la memoria histórica.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Nicolás Rodríguez

Las banderas de Duque

El método disruptivo

El comodín del jíbaro

Dosis máxima de populismo

Puestas en escena