Por: Antonio Casale

Balance olímpico

Tres medallas de oro, ocho en total. Objetivo cumplido. Los de Río han sido los mejores olímpicos de la historia para Colombia. Desde ya hay que trabajar para superar en Tokio 2020 lo logrado ahora.

Estos Olímpicos encontraron en su mejor momento a las principales cartas nacionales. Dentro de cuatro años, Pajón tendrá 28 y podría alargar la hazaña. Será difícil que Ibargüen esté: para esa época tendrá 36 años. Figueroa será directivo, como él mismo lo ha anunciado. Yuri Alvear tendrá 34 años. Yuberjen Martínez e Íngrit Valencia estarán en su mejor momento de maduración deportiva. Es de anotar que este deporte ya acepta pugilistas profesionales. Carlos Ramírez estará en edad de mejorar su bronce en BMX. Luis Javier Mosquera en halterofilia sueña desde ya con la presea dorada.

Hay otras cartas que en condiciones normales se irán fortaleciendo en el ciclo olímpico que está por comenzar. Josimar Calvo en gimnasia, Fernando Gaviria si decide reconsiderar su retiro del ciclismo en pista, Habib de las Salas en pesas, son algunas de ellas. A eso hay que sumarle la consolidación de nuevas promesas en distintas disciplinas.

Todos ellos recibirán apoyo de Coldeportes para lograr los objetivos. Pero ya es hora de que el Estado se encargue de que nuestros deportistas dejen de acusar la falta de respaldo para el desarrollo del deporte. Para eso es necesaria aumentar la inversión en este rubro verificando que el dinero no se quede en el camino de la corrupción. Hay que construir centros de alto rendimiento en las diferentes zonas geográficas del país. No es posible que a la fecha tan solo contemos con el que existe hace ya más de una década en Bogotá. La nueva directora de Coldeportes, Clara Luz Roldán, tiene un gran reto por delante. Que nuestros deportistas no tengan queja alguna en cuatro años, sería su consagración.

Otro gran reto tienen por delante las federaciones de deportes en conjunto. Ya es hora de que nuestros colectivos compitan con las mismas posibilidades de oro que los individuales. Hay que profesionalizar con la ayuda de la empresa privada deportes como el voleibol. Es importante que los intereses de todas las partes se sintonicen en pro de objetivos grandes en el baloncesto y el fútbol.

Es el mejor momento del deporte colombiano, pero la responsabilidad de seguir creciendo es grande.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

Los valientes

A mejorar el espectáculo, señores

¿La Final del mundo o el final del fútbol?

Fútbol, tacón, TV

Jugar los clásicos