Por: Oscar Guardiola-Rivera

Censuras

Una pregunta para entender mejor la situación venezolana: ¿por qué nuestros medios insisten en reportar los hechos de ese país como si las voces de protesta proviniesen sólo de la oposición de derechas?

El pasado 21 de Julio un grupo de venezolanos identificados como Plataforma para la Defensa de la Constitución, se presentó ante el Consejo Nacional Electoral con un documento en el cual le exigían que permita “el ejercicio oportuno del derecho ciudadano a la realización…del Referéndum Revocatorio”. Al llegar a la sede del CNE les negaron la entrada. Tuvieron que entregar el documento desde la reja, rodeados de soldados, “en medio de charcos y apoyándose en las jardineras”.

Uno de los miembros de la Plataforma, el Mayor General Cliver Alcalá, escribió que “el CNE demuestra temor espantoso de recibir una comunicación que le indica entre otras demandas el respeto a la Constitución nacional. Censura previa!”. Luego Alcalá y otros miembros de la Plataforma dieron una rueda de prensa en un hotel de Caracas frente a una nutrida asistencia. Además del Mayor General, destacaban exministros de Chávez como Ana Elisa Osorio y Gustavo Márquez, el constituyente Freddy Gutiérrez, el sociólogo decolonial Edgardo Lander, el Rector de la Universidad Indígena del Caura Esteban Mosonyi, y los directivos de Marea Socialista.

Durante la rueda de prensa el grupo aclaró su distancia respecto de la Mesa de la Unidad que agrupa a la derecha venezolana más y menos extrema. A pesar de ocupar la mayoría de los escaños de la Asamblea Nacional, la MUD no ha expedido una sola ley que contribuya a aliviar la difícil situación en que se encuentran los sectores más vulnerables de la población y en cambio se ha dedicado a obtener la amnistía de los opositores entre sus filas, incluyendo los partícipes en el golpe de estado del 2002.

La Plataforma, que identifica a sus integrantes como gente de izquierda fiel a sus principios, considera ese proyecto incompatible con el suyo, pero también es crítica respecto de los “proyectos ultradesarrollistas” y la censura ejercidas por el gobierno. En contraste con la oposición pasiva de derechas, clama por un “multidiálogo” pluriétnico que no se limite a las cúpulas del gobierno y la MUD como claves para conjurar el peligro de una deriva violenta que podría llevar a Venezuela a una guerra civil como la que ha tenido lugar por sesenta años entre nosotros.

“Eso es lo principal que hay que evitarle al pueblo”, afirmó Monsoyi, y agregó “queremos el referéndum revocatorio no para desalojar al presidente sino como un derecho constitucional”. ¿Será esa identificación y rechazo a la conjura de un desastre económico-humanitario con fines bélicos e intervencionistas, a la manera de lo ocurrido en Honduras, Paraguay o Brasil, lo que explica el silencio de los medios?

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Oscar Guardiola-Rivera

De posesiones y exorcismos

La tiranía de lo particular

Méxicolombia

No, comandante no

Construir pueblo