Por: Uriel Ortiz Soto

Crisis Venezolana peligrosa e insostenible

¿Dónde están los organismos internacionales de derechos humanos, que no han actuado con la debida diligencia, para ayudar a rescatar al pueblo Venezolano del caos en que se encuentra?

La crisis de Venezuela ya tocó fondo y es insostenible, está impactando a todos los países fronterizos y de la América Latina, nuestros hermanos venezolanos en los actuales momentos son una masa de migrantes en busca de: comida, drogas y los más elementales medios de supervivencia, es un problema que ya se volvió viral y requiere la colaboración y ayuda en conjunto de los países circunvecinos.

Queda plenamente comprobado que las intenciones de Maduro, no son otras que sabotear a la oposición el proceso revocatorio, ni el Papa Francisco se salvó de las payasadas de tan incapaz gobernante.

En estos casos, los pueblos deben ser los  protagonistas de su propio futuro, aceptar mediaciones externas o foráneas, es obstaculizar los procesos de desarrollo y faltar al respeto a quienes eligieron sus representantes para buscar caminos de consolidación y democracia.

Cosa bien distinta es que los organismos internacionales, desde su campo de acción y de conformidad con sus estatutos de misión/visión, se solidaricen con la causa, y empiecen a mediar en conjunto, para tomar decisiones que permitan poner fin a los abusos de poder; el cronograma trazado hace algunos días por la Asamblea Nacional de Venezuela, para restablecer el referendo revocatorio, considero que es el camino más adecuado, pero con el respaldo de toda la comunidad internacional: OEA, ONU, UNASUR, MERCOSUR Y LA COMUNIDAD ANDINA, sin inmiscuirse en las conversaciones internas.

Cuando un gobernante desoye el clamor popular, es porque pretende usar la fuerza bruta, - a través de los estamentos militares-, y de allí las intenciones de empezar a masacrar a su pueblo, con el único propósito de perpetuarse en el poder, en estos casos la violación a los derechos humanos es permanente y la libertad de expresión se limita a los caprichos del gobernante.

Por lo tanto, es preciso iniciar la gran cruzada nacional e internacional para la recuperación de Venezuela, no podemos permitir que el bastardo de Maduro, continúe en el poder a fuerza de una lucha desigual con el sufrido pueblo Venezolano, no es exagerado decir que todo el mundo está contra Maduro, y que como país fronterizo debemos aportar nuestro grano de arena para decirle que permita a su pueblo oprimido trazar su propio destino.

Con el debido respeto por los expresidentes de diferentes países, que desde luego actuando de buena fe, han querido servir de mediadores a la causa de Venezuela, con el fin de convencer al dictadosuelo entrar en diálogo con la oposición, no van a lograr tal objetivo, puesto que se trata de un gobierno corrupto, vacilante y poco serio, que no le importa el hambre y la miseria de su pueblo, con tal de seguir gobernando en medio de una horda de corrupción y de violencia oficial.

Para el caso de Venezuela, Hay situaciones en que los diálogos no preceden, puesto que el alma nacional casi que en un cien por ciento se encuentra herida por todos los oprobios que ha recibido de quién dice ser su gobernante, es que cuando la fuerza bruta se impone por encima de la razón, el diálogo prácticamente queda en desuso y quienes pretenden intentarlo, así sea de muy buena fe, no pasan de ser unos advenedizos para el gobierno opresor.

Todo está tan lejos de llegar a un diálogo, puesto que fue el pueblo Venezolano que a través de las urnas el que dio plenas facultades a la Asamblea Nacional, para que entrara a solucionar y poner orden a semejante zafarrancho de gobierno en que lo tiene sumido Maduro: el desempleo, el hambre y la miseria cunden por doquier; la falta de medicamentos y de infraestructura en clínicas y hospitales es desesperante, y el aparato productivo está paralizado, además de la inseguridad promovida por el mismo gobierno, son el pan de cada día.

La violación de los derechos políticos y la libertad de expresión son la comidilla de la ignorancia gubernamental para justificar sus fechorías; los presos políticos un  capítulo aparte que ya está en manos de los organismos internacionales, que a decir verdad, se han demorado para actuar y exigirle, que permita a su país elegir su nuevo gobernante mediante unas elecciones que han debido ser convocadas desde hace mucho tiempo, pero que gracias a la compra de conciencias, dispone de un grupo de aduladores pagados con creces, que vergonzosamente aplauden sus fechorías contra el noble pueblo Venezolano, obnubilando ante el mundo todas las atrocidades que se están cometiendo.

Hay que aceptar que la Asamblea Nacional integrada por mayoría  opositora, ha jugado todas las cartas habidas y por haber, legislando sobre la legalidad constitucional, pero, lamentablemente las instituciones oficiales vergonzosamente son afectas al gobierno; el concejo nacional electoral y las fuerzas armadas, han sido la piedra en el zapato para impedir que las mayorías opositoras en el parlamento cumplan con sus deberes legislativos, constantemente están siendo saboteados y sus actos legislativos torpedeados.

El proceso revocatorio se ha visto interrumpido varias veces por mediaciones internacionales, primero fue con el expresidente Zapatero de España y ahora cuando se había organizado un cronograma de recuperación de Venezuela por parte de los opositores, aparece un nuevo grupo de redentores, que como lo dijimos desde un principio, lo hacen de muy buena fe, pero todo empieza a verse nuevamente fallido, esperamos que la oposición encabezada por Capriles, el presidente de la Asamblea Nacional y Lilian Tintori, entre otros, reinicien el plan de recuperación de Venezuela, promoviendo en todos los frentes el referendo revocatorio.

Puede estar absolutamente segura la oposición Venezolana, que el  mundo está con ellos, y que no es exagerado decir que está contra Maduro, esta expresión se oye y se escucha en todos los medios de comunicación, la solidaridad mundial es total, y quienes queramos aportar nuestro grano de arena hagámoslo en calidad de solidarios, mas no de mediadores, puesto que eso equivaldría a obstaculizar el proceso de la oposición que viene haciendo un trabajo responsable, de mucha conciencia y nacional e internacional.

Añoramos que nuestro vecino País recobre la importancia de antes, desde luego que después de lograrse recuperar democráticamente vendrán días difíciles, puesto que de acuerdo a como están las cosas, Venezuela es más que un caos, las gentes están huyendo despavoridas para los vecinos países, el hambre y la miseria cunde por todo el territorio nacional, las muertes y atracos promovidos por el mismo gobierno son el pan de cada día.

urielos@telmex.net.co
 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Uriel Ortiz Soto