Por: Pascual Gaviria

Día de inocente

Fueron tres tropeles en la madrugada del 28 de julio de 2014. La carretera entre Medellín y La Pintada acumuló un reguero de vidrios, sangre y humo. Los partidos no importaban.

Medellín había logrado un lánguido 0 - 0 en Pasto y Nacional igualó 2 – 2 frente al Cali en el Atanasio. Como siempre la gresca tuvo avisos previos. La Policía habló de la negativa de los hinchas del Cali de tomar una vía alterna para no toparse con los buses del Medellín que volvían desde el sur. Los partes de la época hablan de un muerto, diez heridos y un bus incendiado en cercanías del municipio de Santa Bárbara. Una bomba incendiaria contra un bus que iba de regreso a Cali, con hinchas vallunos del verde paisa, fue la hoguera que cerró las horas de bochinche y alboroto. Hubo algunos quemados graves y la hinchada del rojo señalada como culpable. En su momento el comunicado de la Rexixtenxia Norte habló de una emboscada de la gente de Frente Radical como inicio del combate. Como se ve aquí el lenguaje habla de ataques y defensas ajenas a los 90 minutos. 

Fue el último de los grandes enfrentamientos entre hinchadas y dejó, como es lógico, una larga mecha de rencillas y confusiones. El 28 de agosto de 2015 la Fiscalía anunció la captura de cuatro jóvenes, hinchas del Medellín, acusados de tentativa de homicidio, incendio y perturbación en el servicio de transporte público, colectivo y oficial. Uno de ellos es Juan Fernando Cuadros Galeano, quien para la época estudiaba mercadeo en la Institución Universitaria Salazar y Herrera. Desde el comienzo la captura de Juan Fernando despertó sorpresa y repudio. Aquí no se trataba tan solo de que su índole no cuadraba con la escena de un joven que lanza una bomba contra un bus con pasajeros adentro, cosa que repiten sus amigos, su familia, sus conocidos. Ni es suficiente decir que Juan Fernando es un pelao ajeno a los tropeles, más dado a los favores y a la fiesta que a las celadas y los filos de las cuadrillas. Un barra brava manso, como quien dice. Igual, eso se repite en casi todas las salas de audiencia del país.

Lo verdaderamente particular de su caso es que Juan Fernando no viajó a Pasto ese fin de semana a acompañar al Poderoso ni estuvo de ronda por Santa Bárbara y La Pintada durante la madrugada de la pelotera y los crímenes. Lo dicen los amigos con los que vio el partido del Medellín por televisión, la novia con la que durmió el sábado y hasta los rastros de su teléfono Tigo que la Fiscalía trianguló durante el proceso. Pero dos víctimas lo señalaron de haberlos agredido en el bus, de haber cargado contra la ventanilla y liderado el ataque. El expediente lo muestra haciendo tantas cosas, al mismo tiempo, contra el vehículo de transporte público que la escena hace pensar en un comando de película de acción. Tal vez un retuit a un brabada de barrista luego de la pelea lo tenga en la cárcel desde hace 16 meses. Eso lo ubicó en la mira de las víctimas y la Fiscalía. La acusación habla de una supuesta coartada consistente en dejar el celular en Medellín para salir a hacer las trastadas en la carretera. La Fiscalía debe indagar y acusar, pero parece que aquí también se dedica a imaginar. Algunos de los verdaderos culpables simplemente pasan de agache, se mencionan entre susurros, pero no dan lora en redes. Se defienden con el silencio y la estampa.

A comienzos de próximo año habrá una nueva audiencia en el caso de Juan Fernando. Esperemos sea el tiempo de los inocentes.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Pascual Gaviria

Ministerio del superior

Reducir la política

Messias Bolsonaro

Justicia en negativo

Envenenar la receta