Por: Jorge Tovar

El arte de fichar

Si bien las inferiores son el soporte de muchos históricos –Santos de Pelé, Ajax de Cruyff, Barça de Guardiola, Milan de Sacchi–, todo equipo necesita refuerzos externos. Fichar cracks es sencillo. Encontrar buenos jugadores con escasos recursos es, por el contrario, un arte.

Lo que antes se hacía a ojo, por corazonada o por imposición de algún dirigente, hoy tiene una estrategia técnica y estadística detrás. La excepción sigue siendo el Madrid, cuyo presidente Florentino Pérez eliminó en la práctica la dirección deportiva del organigrama.

Monchi, secretario técnico del Sevilla desde 1988, marca la pauta. Quince personas lo apoyan para hacer un seguimiento global de jugadores que permite implementar estadísticas cualitativas y cuantitativas de rendimiento. A tres meses de finalizar cada temporada, tienen once jugadores por posición que evalúan en diferentes dimensiones. Si el glorioso Liverpool de los 70 y 80 observaba en directo un jugador seis partidos de visitante y seis de local, el Sevilla envía hasta siete técnicos a realizar reportes de un futurible.

Cenk Ergün, economista de Koç –prestigiosa universidad de Turquía–, es el director de fútbol del Galatasaray, equipo que en 2014-15 logró su vigésima liga turca. El primero en alcanzar esa cifra. Allí supervisa las labores de seguimiento, desempeño y análisis apoyado en una base de datos de hasta 7.000 jugadores que potencialmente interesan al club. Basados en los requerimientos de los técnicos, realizan una lista de jugadores a los que seguir detenidamente. Los datos se utilizan tanto para fichar como para hacer seguimiento a los equipos de todas las categorías del club.

Inglaterra es la cuna del uso de la estadística en el fútbol. Llamativa fue la contratación por parte del Liverpool de Ian Graham, físico teórico, como director de investigaciones para diseñar modelos que ayudaran en el desarrollo de los partidos. Actualmente todos los equipos de la Premier League tienen personal para el análisis de datos.

El experimento reciente más interesante lo da el Midtjylland danés. Un millonario de las apuestas deportivas lo compró e implementó una estructura organizacional novedosa basada en el uso intensivo de datos: el entrenador no será despedido en función de su posición en la tabla. Interesan otros indicadores de desempeño que en el largo plazo son más relevantes. El equipo se coronó campeón danés por primera vez en su historia en 2015.

En Sur América el uso de la estadística en el proceso de reclutamiento o de seguimiento apenas se utiliza. Es hora de pasar del video enviado por el agente del jugador desempleado a realizar una búsqueda continua de talento.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Jorge Tovar

Modric, el triunfo de los “expertos”

Fútbol sudaca

Es crack. ¿Qué pasa con James?

Nuestro fútbol

¿Cómo marca goles el Deportes Tolima?