Por: Jorge Iván Cuervo R.

El engaño de Peñalosa

Voté por Enrique Peñalosa para su primera alcaldía ante la posibilidad de que Moreno de Caro pudiera ser alcalde de Bogotá, y porque en ese entonces la tesis de modernización de la ciudad, luego del ajuste jurídico institucional de la alcaldía de Jaime Castro y de la llegada de la cultura ciudadana de Mockus, parecía una propuesta de vanguardia.

Si bien en términos generales fue una buena alcaldía, siempre me quedó la duda de por qué Peñalosa se había resistido a la construcción del Metro, y por qué el eje del desarrollo era el de los equipamentos urbanos y la infraestructura vial, dando la espalda al discurso del desarrollo sostenible que ya había ingresado en la agenda pública.

Luego de esa experiencia, Peñalosa trató de manera infructuosa de pasar al escenario político nacional, como candidato al Congreso y a la Presidencia, donde fracasó de manera estruendosa, lo cual hizo que recogiera velas y se dedicara de nuevo a regresar a la alcaldía., donde también fue derrotado.

Creímos que luego de la experiencia de tres gobiernos de izquierda – con resultados agridulces, bien en términos de política social, y regularcitos en todo lo demás, y el tremendo lunar del saqueo al erario que significó la alcaldía de Samuel Moreno-  ahora sí se recuperaría Bogotá,  como decía el eslogan de campaña de Peñalosa.

Pero no. Desde el mismo momento de la inscripción de su candidatura empezaron los fraudes. Se presentó como inscrito por un grupo significativo de ciudadanos pero en realidad era el candidato del partido Cambio Radical. Luego, el debate sobre sus títulos, que si no fueron necesarios para su primera alcaldía, no lo eran para esta, pero él se benefició de una información errada sobre su título de Doctor que fue usada en campaña y en eventos donde era presentado como tal, sin que hubiera realizado aclaración alguna.

Peñalosa lleva ocho meses viviendo de enunciados de política y del retrovisor a la gestión de Gustavo Petro,  demostrando que durante estos quince  años se dedicó a vivir del cuento y no se actualizó en los temas que hoy exige el gobierno de grandes ciudades, donde lo ecosostenible es el eje estructurante del desarrollo y, lo más grave, no entendió la transformación de la ciudad, en términos políticos y sociales, con una ciudadanía mejor informada y más exigente. Se le nota en sus intervenciones, dubitativo, sin cifras, sin datos actualizados, sin evidencia, contradiciendo lo que dijo años atrás, con arrogancia, con voluntarismo.

Ha desconocido los estudios sobre la necesidad de preservar la reserva Van der Hammen, con el argumento de que ya está intervenida y en su gran mayoría parece un potrero; retomó la idea del Transmilenio por la carrera séptima, que había sido abandonada por la administración anterior con buen juicio, sin mayores argumentos y sin estudios conocidos; hizo aprobar unas reservas futuras para el Metro, sin estudios, por lo cual la Fiscalía investiga a los concejales que lo hicieron; descartó el diseño para la primera línea del Metro, avalado por el gobierno nacional y el Banco Mundial, por la idea de un Metro elevado, con estudios que fueron contratados con posterioridad para validar la decisión,  intervino el Bronx sin tener una estrategia de atención integral, con los resultados conocidos. Un desastre.

Peñalosa tiene el peor índice de aprobación de un alcalde de ciudad capital al inicio de gobierno, cuando se da por descontada una luna de miel con la opinión. Si bien en esta oportunidad no voté por él, como ciudadano me siento engañado, y creo que si las cosas no mejoran de manera sustancial en lo que queda del año, están dadas las condiciones para que en el próximo sea el primer alcalde revocado en Colombia.

@cuervoji

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Jorge Iván Cuervo R.

Otra reforma que cae

Primero las instituciones

Impuestos y mentiras

Los secuestrados ante la JEP