Por: Hernando Gómez Buendía

El mundo según Trump

No es tan incoherente ni tan irracional como lo pintan.

Más allá de su estilo camorrero, el candidato y presidente electo ha mantenido dos temas obsesivos en su agenda, y su política exterior tiene dos objetivos perfectamente definidos: evitar atentados terroristas y devolver empleos a Estados Unidos. Esto parece simple, pero implica un viraje de 180 grados en la política exterior de Washington y en la geopolítica global: el viraje del Oriente Medio a China como el centro de atención y de tensión mundial.

Era un viraje necesario, e incluso inevitable, para Estados Unidos: Trump quiere hacer lo que tocaba hacer. Pero ¿por qué hay que hacerlo? Y ¿cómo piensa hacerlo?

Desde el 11 de septiembre de 2001, la política de Washington se concentró en Irak-Afganistán, con sus muchos rebotes en el mundo árabe y la emergencia del terrorismo islámico, hasta llegar a ISIS y a la tragedia siria. Pero aquí se mezclaron dos intereses distintos: el del petróleo —que supone controlar el territorio del país productor— y el de los atentados terroristas —que supone control de los musulmanes en los países industrializados—.

Ahora bien: la dependencia del petróleo árabe se acabó con el fracking en Estados Unidos, y así el problema se redujo al de atentados terroristas en sus propias ciudades. Quedó sobrando la ocupación de países petroleros. Obama entonces retiró las tropas, y ahora el turno es para las medidas xenófobas de Trump.

Por eso —y al revés de lo que dicen—, Trump se opone a declarar más guerras y a encartarse con países ocupados, al estilo de Irak, Afganistán o Siria. Es un aislacionista que suena a intervencionista y que tiene, sin embargo, el desafío de acabar de salir del avispero que Bush armó y que Obama no acabó de liquidar.

Su fórmula es sencilla (y simplista): un acuerdo con Rusia para restablecer el orden —cualquier orden— en el Oriente Medio. Sería volver a apoyar al dictador o al ganador de turno en cada caso, comenzando por dos países críticos: Siria, donde Al Asad ya ganó gracias a Putin, e Israel, donde su amigo Netanyahu ya decidió que no habrá Estado palestino. El perdedor del nuevo pacto ruso-americano es la Europa de Alemania y de la OTAN, y por eso la pelea que se viene.

Pero después de todo, el Oriente Medio y el terrorismo fueron un desvío temporal en la política de Estados Unidos, cuyo rival de largo plazo es China. Por razones demográficas e históricas, esto se había dicho desde el siglo XIX, pero la globalización lo ha vuelto un hecho contundente: desde el año 2000 se han cerrado 70.000 fábricas en Estados Unidos, y más de cinco millones de empleos se han ido para China. Y este, ni más ni menos, es el hecho que explica la elección de Trump.

Por eso Trump jugó la carta de Taiwán, que es el fucú de China, por eso va a aumentar la tensión en el Pacífico Sur, por eso viene un forcejeo de titanes en las reglas y bloques del comercio mundial (donde además México tiene todo que perder y Colombia no cuenta para nada).

Lo que Trump quiere es revertir el curso de la historia, volver al Oriente Medio que había antes de Bush y a un sistema económico global donde Estados Unidos se quede con el pan y con el queso.

“America first” —su eslogan de campaña y de gobierno— exactamente significa eso. Es el sueño de Trump, pero es también la pesadilla de otros muchos países: queda por ver si Trump se sale con la suya.

* Director de la revista digital Razón Pública.

675727

2017-01-20T21:00:12-05:00

column

2017-01-20T21:15:17-05:00

none

El mundo según Trump

21

3591

3612

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernando Gómez Buendía

La soledad del presidente

De cómo rescatar el buen periodismo

El raro paro del 21*

¿Cuál memoria histórica?

Un presidente eterno