Por: Daniel Pacheco

¿El primer conflicto de interés del nuevo fiscal?

Esto dijo Néstor Humberto Martínez luego de su entrevista con la Corte Suprema de Justicia, que unos días después lo eligió como fiscal general: “…no conozco ningún cliente que tenga ningún cliente que tenga ningún encausamiento en la Fiscalía General de la Nación” (sic)

Ahora que el fiscal Martínez se estrena en la oficina encargada de investigar y acusar en materia penal, podrá encontrar en su despacho la denuncia instaurada por el abogado Jaime Lombana, a nombre del grupo RCN, en contra de ejecutivos de Televisa, la empresa mejicana de medios.

La denuncia, detallada en un reciente artículo de la revista mejicana Proceso, acusa a Porfirio Sánchez Galindo, vicepresidente internacional de la división editorial de Televisa, y a otros ejecutivos de la empresa mejicana, de tres delitos: allanamiento de un lugar de trabajo, violación de correspondencia privada, y presunto fraude.

El proceso penal, que el abogado Lombana me confirmó sigue activo, surge de la pelea que tuvieron RCN y Televisa el año pasado por el control de la revista Caras. En la parte civil también cursa una demanda de RCN contra Televisa, que en su momento estuvo a cargo del entonces abogado de la firma DLA Piper Martínez Neira, hoy fiscal general, Néstor Humberto Martínez.

Es decir, RCN, la empresa que fue cliente de Néstor Humberto Martínez sí tiene un “encausamiento” en la Fiscalía. De hecho, justo cuando el pleito salió a la luz pública, Martínez, en su papel de abogado demandante al servicio de RCN, dijo que esperaba que con su demanda “podamos impedir que de manera abusiva, ilícita e inapropiada el grupo Televisa se haga a la revista Caras en Colombia”.

La pelea nace de la sociedad que Televisa y RCN hicieron en Colombia para publicar las revistas del grupo mejicano, Tv y Novelas, Poder, Caras y Gente. Así se formó la empresa C&P (Caras & Poder) con partes iguales del 50%. Pero el 2015 empezaron las pujas de poder entre los socios sobre cómo manejar el negocio. Los mejicanos de Televisa, representados por Porfirio Sánchez, decidieron liquidar la revista Gente y Poder, argumentado que tenían pobre desempeño comercial. La reina de la corona era la revista Caras. La representante legal de C&P, Patricia Fajardo, más cercana a RCN, se opuso a la decisión. Los mejicanos respondieron cambiando la empresa que prestaba seguridad en las oficinas de C&P en Bogotá, le impidieron el acceso a Fajardo, tomaron posesión de las oficinas, y dice RCN, de la revista Caras.

De ahí la demanda civil que instauró el abogado Néstor Humberto Martínez contra Televisa, y la denuncia penal que ahora le correspondería investigar al Fiscal Néstor Humberto Martínez contra Televisa.

Sería entendible si los ejecutivos de la empresa mejicana sintieran que hay un conflicto de intereses en su caso en la Fiscalía. Para su tranquilidad, aquí unas palabras del entonces abogado Néstor Humberto Martínez: “…el grupo Televisa tiene que entender que estamos en Colombia y este es un Estado de Derecho”. Habrá que esperar que como fiscal no las haya olvidado, como olvidó que su cliente RCN sí tenía causas en la Fiscalía.

@danielpacheco

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Daniel Pacheco

1,5°C

Tutelando el pacto de silencio

Aprovisionamiento de miedo

Entre la consulta y la pared

El pacto de Duque